Taller de cine y animación

Consejos | Recomendaciones | Revisión

Que Es Un Ministerio De Alabanza Segun La Biblia?

Que Es Un Ministerio De Alabanza Segun La Biblia
DEFINICION: El ministerio de alabanza (música) es un servicio el cual un grupo de hermanos consagrados a Dios, guían al pueblo en la alabanza y la adoración con la mejor música.

¿Qué es un ministro de alabanza según la Biblia?

Es que quien sirve a Dios en la alabanza y adoración como ministerio, ya sea cantando o tocando algún instrumento musical, de una u otra forma es un artista.

¿Cuál es la función de un ministerio de alabanza?

DEFINICION: El ministerio de alabanza (música) es un servicio el cual un grupo de hermanos consagrados a Dios, guían al pueblo en la alabanza y la adoración con la mejor música.

¿Cuál es la función de un líder de alabanza?

Roles en el Equipo de Alabanza Los equipos de alabanza son mucho más que los cantantes y los músicos. Reconocer estos roles, identificar y colocar a la persona correcta para este trabajo es parte de un proceso de liderazgo que termina por glorificar a Dios.

  1. Todo trabajo hecho con excelencia, haciendo todo los esfuerzos por mejorar son cosas que hacen que Dios sea exaltado.
  2. Este artículo es un poco teórico en el sentido de que no busca tratar temas espirituales sino temas puramente de función.
  3. En muchos casos varios o todos estos roles pueden caer en una sola persona.

Definitivamente no es lo ideal. Si este es tu caso, te recomiendo que te dediques a identificar gente que podría ayudarte en algunas de estas tareas. Talvez al principio no lo hará tan bien como tú, pero con el tiempo aprenderá. La gente tiene capacidad que no tiene límite.

Organización de charts, letras, cifrados. Envío de correos electrónicos, llamadas. Organización de compras, presupuestos, etc. Base de datos del equipo.

La función del administrador consiste en facilitar el trabajo de todos los demás miembros del equipo, creando sistemas que faciliten el acceso a los recursos del equipo. Por ejemplo, no es lo mismo imprimir letras y charts nuevos cada semana que mantener un folder organizado con todas las canciones disponibles.

  • Director Musical El Director musical es aquella persona cuyo talento musical, liderazgo y actitud le permiten crear arreglos, escribir charts, comunicarse y dirigir al resto de los músicos.
  • También, es la persona que mejor conoce al líder de alabanza en cuanto a su estilo de dirección, pudiendo así, guiar a la banda a fluir musicalmente en armonía con el líder.

Entre sus funciones se encuentran:

Crear arreglos musicales que se ajusten al estilo del evento y el nivel colectivo de habilidad de la banda. Optimizar los tiempos de ensayo. Escribir charts. Primer nivel de autoridad para los músicos. Explotar el potencial musical de la banda.

El Director Musical es el responsable de la calidad musical de la banda. También, su trabajo es filtrar a los músicos que quieran formar parte del ministerio. Debe ser capaz de reconocer cuando alguien no tiene talento o habilidad y poder decidir si vale la pena invertir tiempo en esta persona o definitivamente negar su participación.

  • Líder de Tecnología El Líder de Tecnología se encarga de facilitar la experiencia de adoración utilizando los sistemas y equipos de audio, video, iluminación.
  • Esta persona cuenta con el conocimiento para maximizar el potencial del equipo de sonido con el que se cuenta, y es capaz de recomendar con precisión el equipo que sea necesario para mejorar la experiencia, pues esta persona entiende alabanza y adoración.

El trabajo del Líder de Tecnología es vital para la experiencia de adoración. En términos sencillos, la única ocasión en que se va a saber que alguien está trabajando en sonido, video o iluminación, es cuando hay problemas. Esta posición es completamente tras bastidores y debe buscarse que sea completamente discreta.

Maximizar el potencial del equipo de sonido con que se cuenta. Asegurarse de que exista una atmósfera de sonido que no distraiga a la gente de la experiencia de adoración (ni muy fuerte ni muy bajo; balance en volúmenes con las voces predominando). Crear elementos visuales profesionales y actuales que no distraigan (ej. evitar videos como fondos de letras). Mantener inventarios. Promover la actualización de equipos de sonido, cables, software, etc. Buscar creativamente la forma de facilitar la experiencia del líder de alabanza y músicos en el escenario.

El Líder de Tecnología, también, es una persona con un sentido de organización. Esta persona talvez no sea organizada pero es capaz de reconocer la importancia de ser organizado e identificar a la o las personas adecuadas para esta tarea. Lider de Alabanza El Líder de Alabanza es la persona que tiene como función inspirar a la congregación a adorar a Dios y conocerle más.

Esta posición es la más pública de todas y, por lo tanto, la persona que está en ella debe mantener una conducta ejemplar, pues todo lo que pase con él o ella afecta directamente a la congregación.El líder de alabanza debe ser capaz de cambiar el plan en el momento de acuerdo a la dirección que su experiencia y discernimiento le indique y el Espiritu Santo le confirme.Entre sus funciones se encuentran:

Estar en constante comunión con Dios. Ser sensible a los momentos en el tiempo de adoración. Inspirar a la congregación a adorar a Dios.

Líder de Grupo de Alabanza El Líder de Grupo puede no necesariamente ser el líder de alabanza. El líder de grupo puede tener vasta experiencia con grupos de alabanza, posiblemente como líder de alabanza. Esta persona tiene un don de liderazgo muy fuerte.

Ser el puente de autoridad entre el pastor y la banda. Dirigir al equipo manteniéndolo activo. Asegurarse de que la banda crezca musical y espiritualmente. Explotar el potencial individual de los miembros del equipo. Tomar decisiones finales.

Lider de Canto El Lider de Canto ayuda al líder musical con la parte vocal de las canciones. Trabaja en armonía con él para lograr un sonido cohesivo. El Líder de Canto debe ser un cantante sólido con don de liderazgo y capacidad para enseñar. Esta posición requiere conocimiento de armonías vocales y también requiere tener excelente oído.

Coordinar con el líder musical los arreglos musicales, adaptándolos a la parte vocal. Filtrar cantantes buscando mantener un estándar de calidad musical. Enseñar armonías a los cantantes.

Todos los roles exigen un grado extra de compromiso y comunión con Dios, sin embargo, siempre toma en cuenta que somos seres humanos y cometemos errores todo el tiempo. El secreto es encontrar el balance cuando con imperfección humana das todo tu esfuerzo por agradar al único que es perfecto.

¿Que decir en una alabanza?

Pensamientos para valorar lo que nos ha entregado Dios – ❀ Lo que logras de pie, agradécelo de rodillas. ❀ Mi DIOS, es el DIOS de lo imposible y también puede ser TU DIOS. ❀ Hay amores que duran para toda la vida, pero solo el amor de Dios puede durar una eternidad. ❀ Cuando pongas toda tu fe en Dios, Él pondrá todas las bendiciones en ti. ❀ Jesús no te ama por ser bueno, ni te desprecia por ser malo. Simplemente ¡Te ama! ❀ Nunca dejes de perseguir tus sueños ¡Dios está contigo! ❀ Cuando la Mano de DIOS se mueva a tu favor, nada ni nadie podrá detenerla. ❀ Cuando Dios te pide que renuncies a algo, es porque desea bendecirte con algo mejor.

See also:  Quien Era Cleopatra En La Biblia?

¿Cuál es el origen de la alabanza?

Todas las cosas que conocemos tienen un origen, una génesis que las crea, les da forma e identidad. Suele ser un punto de inicio, una idea, un sueño, una oportunidad, que las hace nacer e ir en una dirección. La alabanza, o gloria, que le damos a Dios tiene una génesis particular porque surge de Dios para volver a él mismo. ‘ Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.

Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada,’ Lc.10:39-42 Puede parecernos un gesto descortés pero María prefirió estar escuchando a Jesús en primera fila, literalmente a sus pies, que ‘ perder ‘ el tiempo ayudando a su hermana.

Ante la oportunidad única de poder estar con Jesús, María no la desaprovechó, aunque esto incomodara a Marta. Esto nos habla del concepto de ambas tenían de Jesús. Marta, como anfitriona, quería servir a Jesús, que él se sintiese cómodo, cosa loable, pero María prefirió ser servida por Jesús, prefirió participar del banquete que representaban las palabras y enseñanzas de Jesús.

  • Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos.
  • Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él.
  • Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.’ Jn.12:1-3 No sabemos bien que llevó a María a ungir el cuerpo de Jesús, lo cual era un acto profético de su muerte.

Pero sí podemos intuir que los dos relatos están conectados, la alabanza aquí demostrada en un ungimiento con perfume, había nacido tiempo atrás en un corazón que estuvo a los pies de Jesús. La alabanza ‘visible’ y verdadera como lo que nos narra Juan no deja de ser el reflejo de una vida de agradecimiento y esta vida de agradecimiento nace por unos oídos atentos y un corazón abierto a las palabras del Maestro.

Unos versículos más adelante Jesús va a echar en cara de sus discípulos que él no va a estar mucho más tiempo con ellos, que debían aprovecharlo. María supo aprovechar a Jesús, aprovechar para escucharlo, aprovechar para alabarlo como se merecía el Hijo de Dios, mientras tanto Marta seguía sirviendo mesas.

No es que Marta hiciera lo incorrecto, es que entre lo bueno y lo mejor, se quedó sirviendo mesas. De la misma forma que Marta y María muchas veces en nuestras iglesias y en nuestras vidas nos pasamos el tiempo planeando cosas para Dios, actividades evangelísticas, conciertos, conferencias, etc.

¿Qué es ministrar en lo espiritual?

Puntos destacados del artículo –

Ministrar como lo hizo el Salvador incluye ofrecer sanación, consuelo, ánimo y amor a los demás.Las presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes son llamadas para velar y cuidar por las jovencitas en su clase.Todas las personas que han sido bautizadas han hecho el convenio de ministrar a los que necesitan de consuelo.

‘Nuestras mujeres jóvenes pueden tocar corazones y rescatar almas de maneras que las líderes adultas no pueden. Los jóvenes tal vez necesiten consejo y tiernos recordatorios, pero con apoyo y dirección, las mujeres jóvenes pueden hacer cosas increíbles’.—Hermana Bonnie L.

  1. Oscarson, Presidenta General de las Mujeres Jóvenes Este artículo es el cuarto en una serie sobre las presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes.
  2. No mucho después de recibir mi llamamiento, estaba sentada en una reunión con varias Autoridades Generales hablando del tema de la reunión sacramental.
  3. Uno de los líderes del sacerdocio se volteó hacia mí y dijo algo como: ‘Los hombres jóvenes de nuestra Iglesia tienen la oportunidad de prepararse y repartir la Santa Cena cada semana.

¿Qué oportunidades significativas de servicio tienen las mujeres jóvenes en la Iglesia?’. Ministrar como lo hizo el Salvador La pregunta me tomó por sorpresa y no tuve una respuesta inmediata, pero desde entonces he orado y lo he pensado detenidamente, y creo que sé la respuesta.

  1. Todas nuestras mujeres jóvenes, pero en especial las miembros de nuestras presidencias de clase, tienen la oportunidad de ofrecer amor cristiano y servicio a medida que ministran unas a otras.
  2. En esta serie sobre elevar las funciones de las presidencias de clase de nuestras Mujeres Jóvenes, hemos escrito sobre la importancia de la preparación espiritual y de deliberar en consejo.

Ministrar, el tercer principio de liderazgo, es quizás uno de los más importantes. Usamos la palabra ministrar a menudo, pero ¿entendemos lo que significa? Y aún más importante, ¿ayudamos a las miembros de nuestras presidencias de clase a entender que ministrar es una de las responsabilidades más importantes en sus llamamientos? El Salvador Jesucristo estableció el mejor ejemplo de ministrar.

  • Él tendió la mano a las personas, una por una, y les ofreció sanación, consuelo, ánimo y más que nada, amor.
  • La caridad es la característica distintiva de la vida del Salvador, y el amor cristiano define lo que significa ministrar.
  • Jesucristo es el Maestro en demostrar a los demás que son importantes, que son valiosos a la vista de su Padre Celestial y que tienen un valor infinito.

Él enseña que debemos dejar a las noventa y nueve para encontrar a la oveja que se perdió (véase Lucas 15: 3-7 ). Lo que nuestras presidencias de clase pueden hacer Las miembros de nuestras presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes tienen la oportunidad de tender la mano igual que el Salvador al fortalecer a las mujeres jóvenes en sus clases que están teniendo dificultades y necesitan ánimo.

El Salvador enseñó: ‘De manera que, sé fiel; ocupa el oficio al que te he nombrado; socorre a los débiles, levanta las manos caídas y fortalece las rodillas debilitadas’ ( D. y C.81:5 ). Cuando un poseedor de las llaves del sacerdocio aparta a las presidencias de clase, el cargo de velar y cuidar de las demás personas en su clase está intrínseco en su llamamiento.

Como líderes y padres, necesitamos asegurarnos de recalcar la importancia de esa responsabilidad y enseñarles lo que significa ministrar. El Manual 2 ofrece las siguientes ideas que las presidencias de las mujeres jóvenes pueden usar para ministrar a las miembros de sus clases: • Recordar cómo se llaman y familiarizarse con ellas.

• Amarlas sin juzgarlas. • Velar por ellas y fortalecer su fe ‘una por una’, como lo hizo el Salvador. • Establecer una amistad sincera con ellas, así como visitarlas en sus hogares y en otros lugares. (Véase Manual 2: Administración de la Iglesia, 2010, 3.2.3 ). A medida que las mujeres jóvenes en las presidencias de clase buscan el Espíritu y deliberan en consejo sobre quién necesita su atención y qué se debe hacer, el Señor les dará las respuestas inspiradas.

Pensarán en maneras en las que pueden tender una mano y ministrar a las mujeres jóvenes que necesitan su amor. Al actuar en respuesta a esas impresiones espirituales, ocurrirán milagros en la vida de aquellas personas a quienes ministran, al igual que en sus propias vidas.

See also:  Soñar Con Agua Blanca Como Leche?

El presidente Henry B. Eyring dijo: ‘ nos ha llamado a servir a los demás para que fortalezcamos tanto nuestra fe como la de ellos. Él sabe que mediante el servicio llegaremos a conocerle’ (‘Velar y fortalecer’, Liahona, julio de 2000, pág.79). Qué gran principio para enseñarle a nuestras mujeres jóvenes: a medida que servimos a otras personas como lo hizo el Salvador, nosotras somos bendecidas de maneras maravillosas.

Las líderes de las Mujeres Jóvenes a menudo preguntan cómo tender una mano a las personas menos activas. Siempre les digo que tienen un recurso poderoso y maravillosamente efectivo para lograr esa meta. Las animo a utilizar a sus presidencias de clase para ayudar a buscar a las ovejas perdidas.

  1. Les sugiero que animen a las mujeres jóvenes a tender una mano a sus compañeras y les ofrezcan una mano de amor y hermandad.
  2. Nuestras mujeres jóvenes pueden tocar corazones y rescatar almas de maneras que las líderes adultas no pueden.
  3. Los jóvenes tal vez necesiten consejo y tiernos recordatorios, pero con apoyo y dirección, las mujeres jóvenes pueden hacer cosas increíbles.

Una responsabilidad para todas Ministrar a otras personas no es solo una responsabilidad que viene con un llamamiento específico de liderazgo. Cada persona que ha sido bautizada en esta Iglesia se ha comprometido a ‘entrar en el redil de Dios y ser llamados su pueblo, y dispuestos a llevar las cargas los unos de los otros para que sean ligeras; sí, y dispuestos a llorar con los que lloran; sí, y a consolar a los que necesitan de consuelo’ ( Mosíah 18:8–9 ).

Ministrar a las personas que están a nuestro alrededor es una parte del convenio que cada una de nosotras ha hecho; los llamamientos de liderazgo simplemente dan un enfoque especial y una dirección a nuestro cuidado y preocupación. Nuestras presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes son líderes increíblemente eficaces.

A medida que entiendan y actúen de acuerdo al principio de ministrar como lo hizo el Salvador, cambiarán eternamente la vida de aquellas personas a las que ministren al igual que las suyas. Las lecciones de liderazgo para las presidencias de clase tituladas ‘Liderar a la manera del Salvador’ se encuentran en el sitio web de las Mujeres Jóvenes bajo Liderar a la manera del Salvador,

¿Qué es ministrar en lo espiritual?

Puntos destacados del artículo –

Ministrar como lo hizo el Salvador incluye ofrecer sanación, consuelo, ánimo y amor a los demás.Las presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes son llamadas para velar y cuidar por las jovencitas en su clase.Todas las personas que han sido bautizadas han hecho el convenio de ministrar a los que necesitan de consuelo.

‘Nuestras mujeres jóvenes pueden tocar corazones y rescatar almas de maneras que las líderes adultas no pueden. Los jóvenes tal vez necesiten consejo y tiernos recordatorios, pero con apoyo y dirección, las mujeres jóvenes pueden hacer cosas increíbles’.—Hermana Bonnie L.

Oscarson, Presidenta General de las Mujeres Jóvenes Este artículo es el cuarto en una serie sobre las presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes. No mucho después de recibir mi llamamiento, estaba sentada en una reunión con varias Autoridades Generales hablando del tema de la reunión sacramental. Uno de los líderes del sacerdocio se volteó hacia mí y dijo algo como: ‘Los hombres jóvenes de nuestra Iglesia tienen la oportunidad de prepararse y repartir la Santa Cena cada semana.

¿Qué oportunidades significativas de servicio tienen las mujeres jóvenes en la Iglesia?’. Ministrar como lo hizo el Salvador La pregunta me tomó por sorpresa y no tuve una respuesta inmediata, pero desde entonces he orado y lo he pensado detenidamente, y creo que sé la respuesta.

Todas nuestras mujeres jóvenes, pero en especial las miembros de nuestras presidencias de clase, tienen la oportunidad de ofrecer amor cristiano y servicio a medida que ministran unas a otras. En esta serie sobre elevar las funciones de las presidencias de clase de nuestras Mujeres Jóvenes, hemos escrito sobre la importancia de la preparación espiritual y de deliberar en consejo.

Ministrar, el tercer principio de liderazgo, es quizás uno de los más importantes. Usamos la palabra ministrar a menudo, pero ¿entendemos lo que significa? Y aún más importante, ¿ayudamos a las miembros de nuestras presidencias de clase a entender que ministrar es una de las responsabilidades más importantes en sus llamamientos? El Salvador Jesucristo estableció el mejor ejemplo de ministrar.

  • Él tendió la mano a las personas, una por una, y les ofreció sanación, consuelo, ánimo y más que nada, amor.
  • La caridad es la característica distintiva de la vida del Salvador, y el amor cristiano define lo que significa ministrar.
  • Jesucristo es el Maestro en demostrar a los demás que son importantes, que son valiosos a la vista de su Padre Celestial y que tienen un valor infinito.

Él enseña que debemos dejar a las noventa y nueve para encontrar a la oveja que se perdió (véase Lucas 15: 3-7 ). Lo que nuestras presidencias de clase pueden hacer Las miembros de nuestras presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes tienen la oportunidad de tender la mano igual que el Salvador al fortalecer a las mujeres jóvenes en sus clases que están teniendo dificultades y necesitan ánimo.

El Salvador enseñó: ‘De manera que, sé fiel; ocupa el oficio al que te he nombrado; socorre a los débiles, levanta las manos caídas y fortalece las rodillas debilitadas’ ( D. y C.81:5 ). Cuando un poseedor de las llaves del sacerdocio aparta a las presidencias de clase, el cargo de velar y cuidar de las demás personas en su clase está intrínseco en su llamamiento.

See also:  Soñar Con Plantas Verdes Y Agua?

Como líderes y padres, necesitamos asegurarnos de recalcar la importancia de esa responsabilidad y enseñarles lo que significa ministrar. El Manual 2 ofrece las siguientes ideas que las presidencias de las mujeres jóvenes pueden usar para ministrar a las miembros de sus clases: • Recordar cómo se llaman y familiarizarse con ellas.

  • Amarlas sin juzgarlas.
  • Velar por ellas y fortalecer su fe ‘una por una’, como lo hizo el Salvador.
  • Establecer una amistad sincera con ellas, así como visitarlas en sus hogares y en otros lugares.
  • Véase Manual 2: Administración de la Iglesia, 2010, 3.2.3 ).
  • A medida que las mujeres jóvenes en las presidencias de clase buscan el Espíritu y deliberan en consejo sobre quién necesita su atención y qué se debe hacer, el Señor les dará las respuestas inspiradas.

Pensarán en maneras en las que pueden tender una mano y ministrar a las mujeres jóvenes que necesitan su amor. Al actuar en respuesta a esas impresiones espirituales, ocurrirán milagros en la vida de aquellas personas a quienes ministran, al igual que en sus propias vidas.

  1. El presidente Henry B.
  2. Eyring dijo: ‘ nos ha llamado a servir a los demás para que fortalezcamos tanto nuestra fe como la de ellos.
  3. Él sabe que mediante el servicio llegaremos a conocerle’ (‘Velar y fortalecer’, Liahona, julio de 2000, pág.79).
  4. Qué gran principio para enseñarle a nuestras mujeres jóvenes: a medida que servimos a otras personas como lo hizo el Salvador, nosotras somos bendecidas de maneras maravillosas.

Las líderes de las Mujeres Jóvenes a menudo preguntan cómo tender una mano a las personas menos activas. Siempre les digo que tienen un recurso poderoso y maravillosamente efectivo para lograr esa meta. Las animo a utilizar a sus presidencias de clase para ayudar a buscar a las ovejas perdidas.

Les sugiero que animen a las mujeres jóvenes a tender una mano a sus compañeras y les ofrezcan una mano de amor y hermandad. Nuestras mujeres jóvenes pueden tocar corazones y rescatar almas de maneras que las líderes adultas no pueden. Los jóvenes tal vez necesiten consejo y tiernos recordatorios, pero con apoyo y dirección, las mujeres jóvenes pueden hacer cosas increíbles.

Una responsabilidad para todas Ministrar a otras personas no es solo una responsabilidad que viene con un llamamiento específico de liderazgo. Cada persona que ha sido bautizada en esta Iglesia se ha comprometido a ‘entrar en el redil de Dios y ser llamados su pueblo, y dispuestos a llevar las cargas los unos de los otros para que sean ligeras; sí, y dispuestos a llorar con los que lloran; sí, y a consolar a los que necesitan de consuelo’ ( Mosíah 18:8–9 ).

  • Ministrar a las personas que están a nuestro alrededor es una parte del convenio que cada una de nosotras ha hecho; los llamamientos de liderazgo simplemente dan un enfoque especial y una dirección a nuestro cuidado y preocupación.
  • Nuestras presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes son líderes increíblemente eficaces.

A medida que entiendan y actúen de acuerdo al principio de ministrar como lo hizo el Salvador, cambiarán eternamente la vida de aquellas personas a las que ministren al igual que las suyas. Las lecciones de liderazgo para las presidencias de clase tituladas ‘Liderar a la manera del Salvador’ se encuentran en el sitio web de las Mujeres Jóvenes bajo Liderar a la manera del Salvador,

¿Qué es el ministerio de la música?

El ministerio de la música es un llamado hecho por Dios a algunos, los cantores, para dedicarse a servirle en el culto día y noche. de la Música al cual estamos llamados. No solo lo es llegar a la asamblea y cantar. Es un mandato de Dios cantar y tocar con excelencia.

¿Cuál es el origen de la alabanza en la Biblia?

Todas las cosas que conocemos tienen un origen, una génesis que las crea, les da forma e identidad. Suele ser un punto de inicio, una idea, un sueño, una oportunidad, que las hace nacer e ir en una dirección. La alabanza, o gloria, que le damos a Dios tiene una génesis particular porque surge de Dios para volver a él mismo. ‘ Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.

  1. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.
  2. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada,’ Lc.10:39-42 Puede parecernos un gesto descortés pero María prefirió estar escuchando a Jesús en primera fila, literalmente a sus pies, que ‘ perder ‘ el tiempo ayudando a su hermana.

Ante la oportunidad única de poder estar con Jesús, María no la desaprovechó, aunque esto incomodara a Marta. Esto nos habla del concepto de ambas tenían de Jesús. Marta, como anfitriona, quería servir a Jesús, que él se sintiese cómodo, cosa loable, pero María prefirió ser servida por Jesús, prefirió participar del banquete que representaban las palabras y enseñanzas de Jesús.

‘Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos. Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él. Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.’ Jn.12:1-3 No sabemos bien que llevó a María a ungir el cuerpo de Jesús, lo cual era un acto profético de su muerte.

Pero sí podemos intuir que los dos relatos están conectados, la alabanza aquí demostrada en un ungimiento con perfume, había nacido tiempo atrás en un corazón que estuvo a los pies de Jesús. La alabanza ‘visible’ y verdadera como lo que nos narra Juan no deja de ser el reflejo de una vida de agradecimiento y esta vida de agradecimiento nace por unos oídos atentos y un corazón abierto a las palabras del Maestro.

Unos versículos más adelante Jesús va a echar en cara de sus discípulos que él no va a estar mucho más tiempo con ellos, que debían aprovecharlo. María supo aprovechar a Jesús, aprovechar para escucharlo, aprovechar para alabarlo como se merecía el Hijo de Dios, mientras tanto Marta seguía sirviendo mesas.

No es que Marta hiciera lo incorrecto, es que entre lo bueno y lo mejor, se quedó sirviendo mesas. De la misma forma que Marta y María muchas veces en nuestras iglesias y en nuestras vidas nos pasamos el tiempo planeando cosas para Dios, actividades evangelísticas, conciertos, conferencias, etc.

Adblock
detector