Padre Que Abandona A Sus Hijos Biblia?

Padre Que Abandona A Sus Hijos Biblia
padre que abandona a sus hijos biblia? Los padres que evaden su responsabilidad tal vez afronten intensos sentimientos de vergüenza: la vergüenza de haber causado daño a su propio hijo. Al fin y al cabo, la Biblia indica que el hijo necesita a la madre y también al padre (Éxodo 20:12; Proverbios 1:8, 9). Cuando este abandona a su hijo, lo expone a un sinfín de problemas.

¿Qué nos dice la Biblia sobre el abandono?

Abandono o más propiamente, abandono de sí, es el término utilizado por escritores de obras ascéticas y místicas cristianas para referirse a la primera etapa de la unión del alma con Dios al conformarse con su voluntad.

¿Qué dice la Biblia de los padres que no quieren a sus hijos?

El padre tiene la responsabilidad de proteger a su familia y de proveerle las cosas necesarias de la vida. La responsabilidad primordial de la madre es criar a los hijos. ‘porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo’ (1 Timoteo 5:8).

¿Qué siente un padre que abandona a su hijo?

Las diferentes secuelas del abandono – Cada modalidad de abandono genera consecuencias propias. En el caso del padre completamente ausente, las secuelas van desde graves hasta muy graves. Si la figura paterna es sustituida, siempre parcialmente por alguien, el efecto va a ser menor.

  1. Si solo queda un vacío, los ecos de esa ausencia probablemente serán poco menos que devastadores,
  2. Al no contar con un tercero en la diada madre-hijo, para el niño va a ser muy complicado individualizarse.
  3. Probablemente tendrá dificultades para explorar, para ampliar sus horizontes y confiar en sus capacidades.

Cargará con una sensación de haber sido excluido, de tener una privación afectiva. No sirve que la madre sea “padre y madre a la vez”. Así ella quiera, su presencia nunca reemplazará la de ese tercero que siempre hará falta. A los niños abandonados por su padre les cuesta mucho más adaptarse al mundo y a la realidad, Es probable que también desarrollen miedo a los vínculos afectivos profundos. Y pueden volverse “abandonadores” ellos también. Si son niñas, desconfiarán de los hombres, o confiarán en demasía, siempre para repetir el abandono que quieren superar.

¿Qué dice la Biblia de los hijos que abandonan a sus padres?

Honrando a Nuestros Padres – A pesar de los inconvenientes y trastornos que el cuidador experimenta en su propia vida, los cuidadores muchas veces señalan que sienten que la tarea de cuidar de sus padres en su vejez es una manera de honrarlos. Levítico 19:32,

Ante la cabeza llena de canas, ponte en pie, y honra la persona del anciano; y teme al Señor Dios tuyo. Yo el Señor. Proverbios 17:6, El orgullo de los padres son los hijos; la alegría de los abuelos son los nietos. Proverbios 23:22, Escucha al padre que te dio la vida, y no menosprecies a tu anciana madre.

Efesios 6:1-4, Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa, para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.

¿Qué dice el Salmo 46 1?

1 Dios es nuestro refugio y fortaleza,nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.4 Hay un río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios,el lugar santo de las moradas del Altísimo.5 Dios está en a medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al romper el alba.

¿Qué dice el Salmo 94 14?

14 Porque no abandonará Jehová a su pueblo,ni a desamparará a su heredad, 15 sino que el juicio volverá a ser justo,y en pos de él irán todos los rectos de corazón.

¿Cómo son los malos padres?

Se trata de personas con altos grados de inestabilidad emocional y pasividad/agresividad que, con sus conductas negativas, anulan a sus hijos y los convierten en personas codependientes. Los hijos e hijas interiorizan que no son válidos y se desconectan de sí mismos (disociación).

¿Quién niega al Padre niega al Hijo?

1 Juan 2

  • 1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; si alguno ha pecado, tenemos para con el Padre, a Jesucristo, el justo;
  • 2 y él es la, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el,
  • 3 Y en esto sabemos que nosotros le hemos conocido: si sus mandamientos.
  • 4 El que dice: Yo le he conocido, pero guarda sus mandamientos, el tal es, y la verdad no está en él;
  • 5 pero el que su palabra, en él el amor de Dios verdaderamente se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos,
  • 6 El que dice que en él, debe como él anduvo.
  • 7, no os escribo un mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; el mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio.
  • 8 Por otro lado, os escribo un mandamiento nuevo, es verdadero en él y en vosotros, porque las van pasando y la verdadera ya alumbra.
  • 9 El que dice que está en la luz y aborrece a su hermano, todavía está en tinieblas.
  • 10 El que a su permanece en la luz, y en él no hay tropiezo.
  • 11 Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos.
  • 12 Os a vosotros,, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su,

13 Os escribo a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, niños, porque habéis conocido al Padre.14 Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio.

  1. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, la de la carne, y la concupiscencia de los ojos y la de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.
  2. 17 Y el mundo, y su concupiscencia; pero el que hace la de Dios para siempre.
  3. 18 Hijitos, ya es el último tiempo; y como vosotros habéis oído que el había de venir, así ahora han surgido muchos ; por esto sabemos que es el último tiempo.
  4. 19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.
  5. 20 Pero vosotros tenéis la del y conocéis todas las cosas.
  6. 21 Os he escrito, no porque ignoréis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad.

22 ¿Quién es el, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el : el que niega al Padre y al Hijo.23 Todo aquel que niega al Hijo tampoco tiene al Padre. Todo aquel que al Hijo tiene también al Padre.24 Por tanto, lo que habéis oído desde el principio permanezca en vosotros. Si lo que habéis oído desde el permanece en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre.

  • 25 Y esta es la que él nos hizo: la,
  • 26 Os he escrito esto sobre los que os,
  • 27 Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que ninguno os ; así como la misma os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, así también como os ha enseñado, permaneced en él.
  • 28 Y ahora, hijitos, permaneced en él para que, cuando aparezca, tengamos confianza y no seamos avergonzados ante él a su venida.
  • 29 Si sabéis que él es justo, sabed también que todo aquel que hace ha de él.
See also:  Soñar Que Alguien Se Hace Popo En Los Pantalones?

¿Qué dice en Proverbios 13 24?

24 El que no aplica el a castigo aborrece a su hijo;pero el que le ama le corrige oportunamente.

¿Qué traumas deja el abandono paterno?

Consecuencias psicológicas del abandono paterno – Arredondo (1998) decía que el abandono paterno representan lesiones psicológicas no accidentales ocasionadas por los responsables del desarrollo, que son consecuencia emocionales o sexuales, de comisión u omisión y que amenazan el desarrollo físico, psicológico y emocional considerado como normal para el niño.

Son propensos al abandono o inestabilidad escolar, es uno de los motivos de fracaso escolar, Les es muy difícil adaptarse al mundo y a la realidad.Miedo constante al abandono.Comportamiento agresivo hacia los demás.Relaciones sociales desinhibidas (por ejemplo, un comportamiento verbal o físico demasiado familiar, recurre poco o nada al padre que está a cargo o a los tutores a cargo, disposición de irse con adultos extraños.Apego reactivo (muy raras veces busca consuelo cuando siente malestar.Poca o nula inteligencia emocional.

Las personas que han atravesado un abandono paterno y llegan a ser adultos con frecuencia sobrellevan las siguientes consecuencias en la edad adulta :

¿Qué provoca el abandono de un padre?

Las secuelas psicológicas del abandono de un padre El abandono de uno de los padres es difícil de vivir y comprender para cualquier niño. ¿Cómo puede reconstruirse sin sufrir en cada etapa de su vida? El abandono de uno de los dos padres puede generar una verdadera lesión emocional difícil de manejar a lo largo de los años.

Sin embargo, esta no es una regla general, porque algunas personas logran florecer y desarrollarse sin resentimientos ni grandes secuelas, a pesar de esta ausencia. Lamentablemente, en nuestro país es muy común que los niños crezcan sin uno de sus padres: según el Censo de Población y Vivienda 2010, el papá está ausente en 4 de cada 10 hogares.

Estamos hablando de que en 11,4 millones de hogares falta el padre. Además, el portal de empleos Trabajando.com reveló en una encuesta que el 57% de los mexicanos considera que su papá fue una figura ausente en su crianza por motivos laborales. Embarazos no deseados, migración a otros países, factores culturales o de personalidad y problemas de relación con la pareja, pueden ser los detonantes de un abandono, pero, por supuesto, no justifican la ausencia parental en la vida de los hijos.

¿Por qué los hombres abandonan a sus hijos?

Puede ser por narcisismo, falta de empatía o por machismo. En las sociedades machistas solo hay una presencia débil del padre o completamente ausente. Los hombres tóxicos en su mayoría deciden abandonar al hijo, otros se quedan y lo maltratan.

¿Qué dice la Biblia sobre la responsabilidad de los padres?

La responsabilidad de los padres La responsabilidad de los padres Capítulo 46 El presidente Brigham Young amaba mucho a los niños y afirmaba que eran puros ante Dios. Muchos de sus sermones contenían consejos a los miembros de la Iglesia en cuanto a cómo debían cuidar de ellos.

  • Por ejemplo, uno de sus propios hijos pequeños tenía el hábito de arrojar al suelo su cuchara y su taza de pan y leche cada vez que se le ponían frente a él sobre la mesa.
  • La madre del niño estaba desconcertada y Brigham Young le aconsejó: “La próxima vez que haga eso, haz que se apoye contra la silla, no le digas nada continúa trabajando”.

La madre hizo tal cosa. El niño permaneció primeramente junto a su silla, miró a su mamá y luego contempló lo que había arrojado al suelo. Finalmente, se arrastró hasta la cuchara y la taza y, tomándolas, las puso de nuevo sobre la mesa. Desde esa vez, el niño nunca volvió a tirarlas al suelo.

Refiriéndose al proceder de su esposa, el presidente Young dijo: “Quizás ella lo habría castigado y aun herido, como muchos otros lo habrían hecho; pero cuando saben lo que tienen que hacer, pueden corregir al niño sin violencia” ( LBY, xxv). Que el presidente Young vivía de acuerdo con los principios que enseñaba fue puesto de manifiesto por la descripción que su hija Susa hizo de él como “un padre ideal.

Bondadoso al extremo, tierno, atento, justo y firme Ninguno de nosotros le temía; todos lo adorábamos” ( LSBY, 356). Nosotros somos los guardianes de nuestros hijos; a nuestro cuidado se han confiado su adiestramiento y su educación, y si no seguimos una trayectoria que los salve de las influencias del mal, cuando seamos pesados en la balanza seremos hallados faltos ( LBY, xxiv).

Los padres son responsables ante el Señor por la forma en que educan y adiestran a sus hijos, porque “He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre. Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos; no será avergonzado” ( DNW, 7 de diciembre, 1864, 2). Padres, procuren honrar a sus hijos; críenlos en disciplina y amonestación del Señor.

Enséñenles la verdad y no el error, enséñenles a amar y a servir a Dios ; enséñenles a creer en Jesucristo, el Hijo de Dios y Salvador del mundo ( DNSW, 8 de agosto, 1877, 1). Las madres son eficaces instrumentos en manos de la Providencia para guiar los destinos de las naciones.

Las madres de cualquier nación deben enseñar a sus hijos a no provocar guerras; los niños entonces crecerán y nunca entrarán en guerra. Si las madres enseñan a sus hijos, “¡Peleen, sí, peleen al extremo con sus enemigos!” adoptarán ese espíritu. En consecuencia, podrán ver que lo que deseo recalcarles es que las madres son la maquinaria que da ánimo al hombre total y guía los destinos y la vida de los hombres sobre la tierra ( DBY, 199–200).

Podemos guiar, orientar y podar un tierno retoño y hará lo que dispongamos, siempre y cuando se efectúe sabiamente y con destreza. Entonces, si rodeamos a un niño con influencias saludables y benéficas, le damos instrucciones apropiadas y nutrimos su mente con tradiciones veraces, tal vez esto lo guiará por el camino de la vida ( DBY, 209).

Los padres deben tratar a sus hijos como ellos mismos desearían ser tratados y darles un ejemplo digno de un santo de Dios ( DNW, 7 de diciembre, 1864, 2). Críen a sus hijos en el amor y el temor del Señor; evalúen su disposición y su temperamento y procedan de acuerdo con éstos, y nunca se inclinen a reprenderles en medio del enojo; enséñenles a que les amen y no a que les teman ( DBY, 207).

See also:  Soñar Que Envenenan A Alguien?

En nuestras preocupaciones cotidianas, no importa su naturaleza o clase, los Santos de los Últimos Días, y en particular aquellos que ocupan importantes posiciones en el Reino de Dios, deben mantener un temperamento uniforme y equilibrado, tanto en su casa como fuera de ella.

No deben permitir que las contrariedades y las circunstancias desagradables les afecten hasta el punto de irritarse y ser descorteses en el hogar y hablar palabras de amargura y rencor creen en sus hogares un ambiente de tristeza y de pesar y provoquen el temor en vez del amor de sus familias. Nunca debemos permitir que el enojo nos inunde el pecho y jamás que pase por nuestros labios ninguna palabra nacida de sentimientos iracundos.

“La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor” “. “Cruel es la ira, impetuoso el furor;” pero “la cordura del hombre detiene su furor, y su honra es pasar por alto la ofensa ” ( DBY, 203–204). Al andar por el mundo puedo ver que, en su mayoría, los padres están muy ansiosos de gobernar y controlar a sus hijos.

  1. En base a mis observaciones, he visto que hay más padres que son incapaces de controlarse a sí mismos que los que son incapaces de controlar a sus hijos.
  2. Si una madre quiere controlar a uno de sus hijos, primero tiene que aprender a controlarse a sí misma y entonces quizás llegue a tener éxito en que ese hijo se someta perfectamente a la voluntad de su madre.

Pero si no puede controlarse a sí misma, ¿cómo ha de esperar que su hijo, un niño pequeño aún en cuanto a entendimiento, sea más sabio, más prudente y mejor que una persona de mayor edad y madurez? ( DNSW, 12 de julio, 1870, 2). Los padres no debieran nunca obligar a sus hijos, sino guiarlos y darles conocimientos a medida que su mente se prepara para recibirlos.

La reprensión puede ser a veces necesaria pero los padres deben gobernar a sus hijos mediante la fe en vez del castigo y guiarles con bondad por el buen ejemplo hacia la verdad y la virtud ( DBY, 208). No podemos castigar a un hijo por haber hecho, sin saberlo, algo contrario a nuestra voluntad; pero cuando se les enseña bien y saben lo que se requiere de ellos, si aún así se rebelan, por supuesto, esperan ser disciplinados y está bien que lo sean ( DNSW, 8 de julio, 1873, 1).

Deseo aquí decir a los padres que toda palabra bondadosa y acto amoroso hacia los hijos apaciguará su naturaleza ineducada mucho más que la vara, o en otras palabras, el castigo corporal. Aunque se ha escrito que “La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzará a su madre “, y “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige “, estas citas se refieren a correcciones sabias y prudentes.

  1. Los hijos que viven a la luz de la bondad y el afecto paternales, cuando se les hace saber el disgusto de sus padres y reciben de éstos una bondadosa reprensión, son más cabalmente disciplinados que mediante cualquier castigo corporal que podría aplicárseles ( DNW, 7 de diciembre, 1864, 2).
  2. Yo podría señalar a muchos hombres en esta congregación cuyos hijos se han alejado de ellos por causa de que los castigaban con varas de madera.

Donde exista la severidad no hay amor o sentimiento filial en el corazón de ambos; los hijos preferirían alejarse del padre en vez de estar con él ( DBY, 203).

No es por medio del látigo o la vara que inculcaremos la obediencia en nuestros hijos, sino por la fe y la oración, y por el buen ejemplo que les demos ( DNW, 9 de agosto, 1865, 3).No creo que deba yo imponer por la fuerza mi autoridad como esposo o como padre, sino mediante la sabia inteligencia, demostrándoles que soy capaz de enseñarles Si el Señor me ha puesto como el cabeza de familia, debo serlo con toda humildad y paciencia, no como un gobernante tiránico, sino como un compañero fiel, un padre indulgente y afectuoso, un amo considerado y sin pretensiones; se me debe honrar en tal responsabilidad merced a mi fiel dedicación y por ser totalmente capaz, gracias a la ayuda del Espíritu de Dios, de cumplir mis funciones de modo que contribuya a la salvación de todos aquellos que han sido confiados a mi cargo ( DNW, 23 de julio, 1862, 2).A veces quizás nuestros hijos no dispongan de un buen espíritu; pero si el padre o la madre continúa poseyendo el buen Espíritu, el mal espíritu de los hijos habrá de durar muy poco Gobiernen con rectitud y en el temor y el amor de Dios, y sus hijos les seguirán ( DNSW, 7 de abril, 1868, 3).

El aspecto bondadoso, las buenas acciones, las palabras bondadosas y un comportamiento amoroso y sano hacia los hijos los unirá a nosotros con lazos que no podrán romperse fácilmente, mientras que el abuso y la impiedad los alejará de nosotros y destruirá todo vínculo sagrado que debería unirlos a nosotros y al convenio sempiterno que nos abraza.

  • Si mi familia no me obedeciese en base a la bondad y a una vida digna ante los hombres y los cielos, entonces podremos despedirnos de toda influencia ( DNW, 7 de diciembre, 1864, 2).
  • Vivamos de manera que el espíritu de nuestra religión se manifieste en nosotros; entonces tendremos paz, gozo, felicidad y contentamiento, lo cual produce padres agradables, madres agradables, hijos agradables y hogares, vecindarios, comunidades y ciudades agradables.

Todo eso vale la pena y creo que los Santos de los Últimos Días deberían esforzarse por lograrlo ( DBY, 204). Ustedes deben siempre preceder a sus hijos en sus decisiones y afectos. En lugar de seguirles desde atrás con un látigo, vayan siempre delante de ellos y entonces podrán decir, “Síganme”, y no tendrán necesidad de la vara.

Ellos les seguirán de buena gana y apreciarán sus palabras y sus modales porque ustedes podrán siempre consolarlos y complacer sus deseos y sus alegrías. Si se comportan un tanto impropiamente, deténganlos antes de que transcurra mucho tiempo Cuando transgredan y sobrepasen ciertos límites, debemos detenerlos.

Si ustedes están a la cabeza, se detendrán pues no pueden pasarles por encima; pero si se encuentran empujándolos, huirán de ustedes ( DNSW, 8 de diciembre, 1868, 2–3). Todo niño ama las sonrisas de su madre, pero odia sus entrecejos. Recomiendo a las madres que no permitan que sus hijos se entreguen a cosas malas, pero que al mismo tiempo los traten con ternura.

Si un niño tiene que andar en una cierta dirección y no parece dispuesto a hacerlo, encamínenlo con ternura y díganle, pues bien, querido, tienes que andar cuando te lo indique. Los niños necesitan que se les dirija y enseñe lo que es correcto en una manera bondadosa y afectuosa ( DBY, 209). Nunca debemos permitirnos hacer nada que no querríamos que nuestros hijos hagan.

Debemos darles el ejemplo que queremos que imiten. ¿Nos damos cuenta de esto? ¡Con mucha frecuencia vemos que algunos padres exigen la obediencia, el buen comportamiento, las palabras bondadosas, una apariencia agradable, una voz dulce y la atención de un hijo o hijos cuando ellos mismos están llenos de amargura y regaño! ¡Cuán contradictorio e irrazonable es esto! ( DBY, 208).

See also:  Soñar Que Alguien Llega A Tu Casa?

De acuerdo con el presidente Young, ¿por qué son los padres solamente guardianes de sus hijos? ¿Cómo podría esta perspectiva influir sobre ustedes en cuanto a la forma en que piensan criar a sus propios hijos? ¿Qué significa guiar a los hijos en “el camino de la vida”? ¿Cuáles son algunas cosas específicas que un padre o madre podría hacer para guiar a sus hijos? ¿Qué bendición recibirán los padres fieles, según el presidente Young? ¿Cómo habrán de lograrla?

¿Qué deben hacer los padres para enseñar a sus hijos que los amen en vez de que les teman? ¿Por qué es esto importante? ¿Por qué algunos padres están “muy ansiosos de gobernar y controlar a sus hijos”? ¿Qué deben hacer los padres antes de poder gobernar correctamente a sus hijos? ¿Cómo han podido ustedes controlarse a sí mismos en momentos de enojo? ¿Qué diferencia hay entre disciplinar a un hijo desobediente y abusarse física y verbalmente de él? ¿Cuándo y en qué forma es apropiado disciplinar a un hijo? ¿Por qué la bondad es más eficaz que el castigo corporal para disciplinar a los niños? ¿Qué piensan ustedes que quiso decir el presidente Young al comentar que “los hijos que viven a la luz de la bondad y el afecto paternales, cuando reciben de éstos una bondadosa reprensión, son más cabalmente disciplinados que mediante cualquier castigo corporal que podría aplicárseles”? ¿Qué clase de acciones unen más a los hijos con sus padres? ¿Qué acciones los alejarán de sus padres?

¿Cuándo necesitan dirección los hijos? ¿Por qué es crítico que se les demarquen límites a los hijos? De acuerdo con el presidente Young, ¿cuál es la mejor manera de dirigir a los hijos? ¿Qué pueden hacer los padres para guiar a sus hijos en vez de obligarlos?

¿Cómo podrían ustedes sellar a sus hijos a ustedes con un lazo sempiterno?

: La responsabilidad de los padres

¿Qué dice Proverbios 23 22?

22 Oye a tu padre, que te engendró;y cuando tu madre envejezca, no la menosprecies.23 a Compra la b verdad y no la vendas;también la sabiduría, la enseñanza y c el entendimiento.24 Mucho se alegrará el padre del justo,y el que engendra hijo sabio se regocijará con él.25 ¡Alégrense tu padre y tu madre!

¿Qué nos dice Isaías 46 4?

4 Y hasta vuestra vejez yo seré el mismo, y hasta vuestras canas os soportaré yo; yo he hecho y yo llevaré; yo os soportaré y yo os a libraré.

¿Qué dice Salmo 27 10?

10 Aunque mi padre y mi madre me abandonen,con todo, Jehová me recogerá.11 Enséñame, oh Jehová, tu camino,y a guíame por senda de rectituda causa de mis enemigos.12 No me entregues a la voluntad de mis enemigos,porque se han levantado contra mí a testigos falsosy los que respiran crueldad.

¿Qué dice en Deuteronomio 31 6?

6 Esforzaos y a cobrad ánimo; b no temáis ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; c no te dejará ni te desamparará.

¿Qué dice la Biblia en Jeremias 29 11?

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros un a porvenir y una esperanza.

¿Qué dice en Josué 1 5?

1 Y aconteció después de la a muerte de Moisés, siervo de Jehová, que Jehová habló a b Josué hijo de Nun, ayudante de Moisés, diciendo: 2 Mi siervo Moisés ha muerto; levántate pues ahora, y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la a tierra que yo les doy a los hijos de Israel.3 Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pise la planta de vuestro pie.4 Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Éufrates, toda la tierra de los heteos hasta el a mar Grande, donde se pone el sol, será vuestro territorio.5 Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como yo estuve con a Moisés, estaré b contigo ; no te dejaré, ni te c desampararé,6 Esfuérzate y sé a valiente, porque tú b repartirás a este pueblo por heredad la c tierra, de la cual juré a sus padres que se la daría a ellos.7 Solamente esfuérzate, y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a la derecha ni a la izquierda, para que a prosperes en todas las cosas que emprendas.8 Este libro de la a ley nunca se apartará de tu boca, sino que de día y de noche b meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito, porque entonces harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien.9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque a Jehová tu Dios estará contigo dondequiera que vayas.10 Y Josué mandó a los a oficiales del pueblo, diciendo: 11 Pasad por en medio del campamento, y mandad al pueblo, diciendo: Preparad provisiones, porque dentro de tres días pasaréis el Jordán, para que entréis a poseer la tierra que Jehová vuestro Dios os da para que la poseáis.12 También habló Josué a los rubenitas y gaditas, y a la media tribu de Manasés, diciendo: 13 Acordaos de la a palabra que Moisés, siervo de Jehová, os mandó, diciendo: Jehová vuestro Dios os ha dado b reposo, y os ha dado esta tierra.14 Vuestras esposas y vuestros niños y vuestras bestias quedarán en la tierra que Moisés os ha dado de este lado del Jordán; mas vosotros, todos los valientes y fuertes, pasaréis armados delante de vuestros hermanos, y les ayudaréis, 15 hasta que Jehová les haya dado reposo a vuestros hermanos como a vosotros, y ellos también posean la tierra que Jehová vuestro Dios les da; y después volveréis vosotros a la tierra de vuestra herencia, la cual Moisés, siervo de Jehová, os ha dado, de este lado del Jordán hacia donde nace el sol, y la poseeréis.16 Entonces respondieron a Josué, diciendo: Nosotros haremos todas las cosas que nos has mandado, e iremos adondequiera que nos mandes.17 De la manera que obedecimos a Moisés en todas las cosas, así te obedeceremos a ti; solamente que Jehová tu Dios esté contigo, como estuvo con Moisés.18 Cualquiera que sea a rebelde a tu mandamiento, y no obedezca tus palabras en todas las cosas que le mandes, que b muera ; solamente esfuérzate, y sé valiente.

Adblock
detector