Taller de cine y animación

Consejos | Recomendaciones | Revisión

Que Siginifica Soñar Con La Voz De Alguien Que Fallecio?

Que Siginifica Soñar Con La Voz De Alguien Que Fallecio
¿Soñar con seres queridos fallecidos tiene algún significado? La aparición de un familiar fallecido en sus sueños tiene un motivo muy concreto, que es darle luces a los vivos sobre su propia personalidad, de su comportamiento y de su actitud ante la vida.

El significado de sus sueños dependerá lógicamente de su contexto vital y de la relación que tenía con el familiar, pero por lo general, si ve en sus sueños a un familiar cercano significa que sigues necesitada de cariño y protección. Si su vínculo con el familiar fallecido era de complicidad, puede ser que su subconsciente le traiga a sus sueños porque necesita el apoyo y el consejo que ahora le falta.

También puede ser una muestra de que quedaron asuntos pendientes con la persona desaparecida. Muchas veces, soñar con un familiar fallecido no tiene ningún significado, sino que refleja simplemente que aún no se ha superado el duelo por su muerte. Pero en cualquier caso, conviene recordar, con detalle, qué es lo que hace y, sobre todo, qué es lo que dice su familiar fallecido.

  1. De acuerdo a la importancia que tenía esa persona en nuestra vida, el impacto en el mundo onírico tendrá más o menos relevancia.
  2. Si perdemos a un padre o una madre, a la pareja o un hijo, nuestro día a día se queda huérfano de muchas necesidades, vacío en situaciones antes tan cotidianas.
  3. Son auténticas heridas.

Muchas veces suele ocurrir lo siguiente: tenemos un problema en concreto, algo que les causa ansiedad. De pronto un día soñamos que un familiar, nos da el consejo adecuado. En realidad, es nuestro inconsciente que se ha puesto en el lugar de ese padre, de es madre, hermano o abuelo, para ofrecernos la respuesta que necesitábamos.

¿Qué significa soñar con la voz de una persona que está muerta?

Un mensaje que no recuerdas: si en el sueño veías a algún familiar fallecido que te daba un mensaje que no entendías o no recuerdas, es porque esa persona te avisa de un cambio que se va a producir en tu vida. El cambio suele ser importante y positivo, es probable que se trate de un cambio laboral o sentimental.

¿Qué significa soñar con una persona muerta y platicar con ella?

Soñar con muerto que habla y camina – Es una insinuación de un nuevo comienzo. Puedes empezar de nuevo en el trabajo y en el amor, y los problemas que te han estado turbando todo el tiempo también pueden resolverse. Es un buen sueño. Soñar con caminar indica que vas a trabajar con más esfuerzo.

¿Qué significa escuchar la voz de una persona viva?

ARTÍCULOS Escuchando la voz de las personas que escuchan voces Listening to the voice of people who hear voices Miguel Ángel Martínez Barbero a, María Cristina Coca Pereira b, Gema Pérez Villalba a y María Victoria Martínez Hernández c a Centro de Día Latina, Madrid, España.

B Facultad de Psicología, Universidad Autónoma de Madrid, España. c Centro de Rehabilitación Psicosocial y Centro de Rehabilitación Laboral Vázquez de Mella, Madrid, España. * * Red Pública de Atención Social a Personas con Enfermedad Mental de la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid.

Gestión técnica: Grupo 5 Dirección para correspondencia RESUMEN El presente estudio pretende explorar los aportes percibidos por los miembros de un grupo de escucha de voces (GEV) que acuden a un Centro de Día para personas con trastorno mental grave.

Se ha utilizado una metodología cualitativa realizando entrevistas en profundidad a los participantes. Las experiencias previas que estas personas tuvieron cuando intentaron hablar sobre sus voces fueron generalmente negativas. Los resultados muestran que la participación en el GEV tiene un impacto positivo en la vivencia subjetiva de la persona, refiriendo un mayor control sobre la experiencia, una visión menos negativa de la misma y un menor temor ante la presencia de las voces.

El hecho de compartir la experiencia con “iguales” fomenta la esperanza, disminuye el aislamiento y mejora la relación de la persona con sus voces. Los resultados plantean la necesidad de reflexionar sobre el tipo de prácticas que se llevan a cabo en los dispositivos de atención en salud mental y servicios sociales y la filosofía que subyace a las mismas.

Palabras clave: escucha de voces, alucinaciones auditivas, trauma, salud mental, enfermedad mental, psicosis. ABSTRACT This study aims to explore the experiences of a group of participants in a Hearing Voices Group (HVG) who attend a day center for people with severe mental disorder. In-depth, semi-structured interviews were conducted with seven participants.

Previous experiences of these people when trying to talk about their voices had generally been negative. The results show that participation in the HVG has had a positive impact on the subjective experience of the person, conferring more control over the experience, a less negative view of it and less fear in the presence of voices.

Sharing the experience with “equals” fosters hope, reduces isolation and improves the relationship of the person with their voices. The results suggest the need to reflect on the kind of practices carried out in mental health care and social services centers along with their underlying philosophy. Key words: hearing voices, auditory hallucinations, trauma, mental health, mental illness, psychosis.

Introducción “El alma no puede ser manejada con esas mismas pinzas pretendidamente neutras con que mucha de la autodenominada ciencia de nuestros días quiere contemplar sus objetos de estudio, siempre a distancia. No creo que la psique sea abordable desde las ciencias excepto si éstas aceptan su papel parcial, de herramientas a utilizar entre otras en un proceso más cercano al arte, como lo es el de la vida misma.” Tomás L.

Corominas (1) La experiencia de escuchar voces se ha considerado un síntoma de trastorno mental grave (TMG), generalmente esquizofrenia, cuyo abordaje clínico se ha centrado principalmente en tratar de eliminar o reducir el síntoma mediante tratamientos psicofarmacológicos, sin atender a su contenido por considerarlo carente de sentido.

Desde hace años existen planteamientos alternativos surgidos de la propia experiencia de las personas afectadas y del trabajo pionero de Marius Romme y Sandra Escher como el Movimiento de Escuchadores de Voces (MEV). Así, los primeros Grupos de Escucha de Voces (GEV) comenzaron a constituirse a finales de los años 80 en Holanda y el Reino Unido (2).

  • Se trata de grupos en los que personas que escuchan voces se reúnen para compartir sus experiencias y suelen contar con la figura de un facilitador, que puede tener o no experiencia personal con la escucha de voces.
  • Dentro de estos grupos, se otorga especial importancia a la creación de un ambiente seguro, respetuoso y libre, que fomente el apoyo mutuo en un espacio en el que los participantes se sientan aceptados.

Los grupos proporcionan un espacio muy útil para intercambiar información y compartir el conocimiento que conlleva la propia experiencia, generando y poniendo en común estrategias para un mejor afrontamiento de las voces, lo que a su vez incrementa la percepción de control y el poder personal sobre las mismas.

Los miembros utilizan el grupo por distintas motivaciones y para finalidades diferentes, por lo que generalmente no es útil evaluar estos grupos con criterios de valoración cuantitativos (3). Hace cuatro años comenzamos una experiencia con un grupo de personas que escuchaban voces basada en los valores y la filosofía del MEV (2).

Éramos y somos conscientes de las limitaciones y condicionantes que tenemos debido al contexto en el que se desarrolla el grupo, un Centro de Día de rehabilitación psicosocial (CD Latina). Durante estos años, hemos podido constatar cómo la mayor parte de las personas que han participado han expresado obtener algún tipo de beneficio derivado de su asistencia al grupo.

La dificultad para transmitir estos resultados mediante instrumentos de evaluación cuantitativos, unido a la duda de si los propios fundamentos de dichos instrumentos y su metodología de aplicación pudiera entrar en contradicción con los valores esenciales del grupo, nos llevó a decantarnos por un estudio cualitativo movidos por el interés de recoger el significado de las vivencias frente a la medición, y comprometidos con la posibilidad de facilitar canales de transmisión a través de los cuales la voz y el discurso de las personas que participan en el grupo pudiera ser escuchado y tomado en consideración.

“El MEV se sitúa junto a otros movimientos sociales que han priorizado la experiencia personal y el testimonio como una importante fuente de evidencia, mientras se ha tenido una relación difícil con los métodos de investigación tradicionales empleados desde las ciencias médicas y sociales” (4).

  1. Metodología Se ha propuesto un estudio de metodología cualitativa para poder adentrarnos y profundizar en los aspectos subjetivos de las vivencias de los participantes en el GEV.
  2. Las herramientas utilizadas para tal fin han sido los relatos e historias de vida recogidos mediante entrevistas en profundidad realizadas individualmente.

Se recurre a este método por ser el que permite en mayor medida acercarnos a los intereses de la investigación. Las entrevistas en profundidad permiten acceder a acontecimientos del pasado, logrando el empleo más eficiente del tiempo limitado del investigador.

Más que cualquier otro enfoque, la historia de vida nos permite conocer íntimamente a las personas, ver el mundo a través de sus ojos e introducirnos vicariamente en sus experiencias. Es preferida a la entrevista en grupo y grupos focales por varios motivos: a) genera una atmósfera que facilita la expresión libre del modo en que los informantes se ven a sí mismos y a su mundo, obteniendo una narración precisa de acontecimientos pasados y presentes, b) genera un espacio de intimidad que garantiza la confidencialidad de la información compartida, c) la interacción verbal adecuada a cada participante propicia la exposición de los procedimiento empleados en la elaboración de las categorías con las que nos representamos el mundo, d) minimiza la construcción de categorías desde las relaciones específicas interpersonales concretas y coyunturales (de enfrentamiento o amistad, entre otras) y e) evita la reelaboración de significantes fruto de la opinión, influencia, discusión y/o deseabilidad social que la interacción grupal genera.

La persona entrevistada ha de ser el centro de nuestra atención y escucha, facilitando e interrumpiendo lo menos posible su propio discurso. Se utilizaron los principios de la Teoría Fundamentada, que conceden una mayor libertad para que las personas entrevistadas puedan expresar sus percepciones y opiniones. Utilizamos un muestreo intencional de los participantes. Los criterios de inclusión fueron tener un diagnóstico de TMG (más de 20 años de evolución) y haber participado en el GEV, y los de exclusión, la incapacidad para otorgar consentimiento (de acuerdo con la valoración según el protocolo de Becky Cox White).

Este estudio forma parte del Proyecto de investigación Estudio Cualitativo sobre los aportes de los GEV aprobado por el Comité de Ética de la Investigación de la UAM, garantizando que se ha realizado de conformidad con las normas éticas establecidas en la Declaración de Helsinki. Siete participantes que cumplían los criterios fueron reclutados entre abril y mayo de 2016.

Las características clínicas y sociodemográficas y el número de párrafos recogido de cada participante están recogidos en la Tabla 2, Como se ha hecho referencia anteriormente, el grupo se inició hace 4 años en el CD Latina, recurso de apoyo comunitario y soporte social diseñado para ofrecer atención a personas con TMG, mayor nivel de deterioro psicosocial, dependencia y dificultades de integración socio-comunitaria.

  1. La frecuencia del grupo es semanal, espaciándose durante los meses de verano.
  2. Se trata de un grupo abierto en el que las personas pueden entrar y salir según su propio criterio, y en caso de ser dadas de alta del recurso pueden seguir asistiendo al grupo si lo desean, aunque es algo que no se ha producido durante este tiempo.

La información compartida en el grupo es confidencial y no se traslada a otros profesionales. La asistencia media es de 6 personas, aunque durante estos años han participado alrededor de 20. Todas viven en la comunidad y están en tratamiento psiquiátrico en su Centro de Salud Mental (CSM) de referencia.

Con respecto a los participantes del estudio, la media de edad es de 55’7 años y el tiempo medio desde el diagnóstico de TMG de 31’5 años. Todos se encuentran polimedicados, generalmente con más de un neuroléptico como tratamiento de elección, combinando orales y depot, y sumados en la mayoría de los casos a benzodiacepinas.

Puesto que en el CD no contamos con la figura del psiquiatra, las decisiones sobre el tratamiento farmacológico las toma el psiquiatra del CSM de referencia. A pesar de la mejoría subjetiva experimentada por las personas que participan en el grupo, percibida en muchos casos también por la familia y los profesionales de los recursos de rehabilitación, no se han producido cambios significativos en su tratamiento farmacológico en este tiempo.

  • Se ha informado de la existencia del grupo a los profesionales del CSM tanto por parte del facilitador del grupo como de los propios participantes, no existiendo un enfoque integrador común entre los distintos profesionales.
  • En las entrevistas participaron una psicóloga especialista en investigación cualitativa, el psicólogo del centro (denominado “puerta”) y el entrevistado.

Se valoró la participación del psicólogo en sus pros (facilitador, persona de confianza conocida, mediador ante la psicóloga investigadora desconocida) y contras (posible sesgo de resultado), optando por contar con su presencia y excluyendo del material cualquier comentario o relato relacionado con el mismo.

  1. Ninguna otra persona estaba presente.
  2. Las entrevistas fueron grabadas y posteriormente transcritas textualmente para su análisis.
  3. Los datos fueron codificados y anonimizados, y el análisis de los mismos fue realizado en tres fases debido a su abundancia.
  4. En una primera fase se acordó la restricción a los principales temas por acuerdo interjueces.

Los cuatro investigadores desarrollaron un marco de codificación de captura de los temas emergentes de forma independiente, comparándolo y discutiéndolo en las reuniones del equipo. Se consideró que entrevistar a informadores adicionales no produciría ninguna comprensión auténticamente nueva del objetivo de la investigación. Resultados Se presentan ordenados cronológicamente en cuanto a su acontecimiento temporal. Experiencias referidas antes del conocimiento de la existencia del GEV A pesar del tiempo transcurrido, los participantes recuerdan el temor que sintieron ante la aparición de las voces.

Los principales miedos mencionados fueron miedo a estar loco, al futuro y a la reacción del entorno. También transmitieron desesperanza e indefensión. “Me entró mal rollo, porque pensé que me iban a tratar como a un chalado, un chiflado, un loco” “La primera vez que me dio eso estuve seis meses en el hospital.

Tenía 18 años. Yo no sabía por qué estaba así. Tenía miedo. Luego ya me fui dando cuenta de cómo funcionaba aquello” “.no sabía de qué era, qué es esto, qué me está pasando.” “.tenía mucho miedo, yo creí que estaba endemoniada, qué me pasa que escucho fantasmas en mi cabeza.” “.era tan jovencita cuando empecé con la enfermedad, yo creía que no iba a salir de esto o que iba a terminar en el manicomio o en el cementerio, yo no voy a poder seguir así” Estos miedos, junto al sentimiento de incomprensión, en muchas ocasiones les llevaron al aislamiento y a no compartirlo con su entorno.

“No se lo conté ni a mis hermanos ni a mis padres, porque decía: jolín me estaré volviendo loca o estaré poseída y todo, yo que sé. Me he pasado muchísimos años así” “.las afrontaba muy mal, metiéndome en la cama, tapándome la cabeza y no querer ver a nadie. Me encerraba en mí misma y no había manera” “En un baúl, porque como no me atrevía a contárselo a nadie pues yo estaba como en un caparazón encerrada diciendo, yo no quiero salir de aquí, yo escucho esto que ya no sabía ni de qué era y digo a quién se lo cuento señor.

Estaba como en un caparazón metida, sin salida” “.nunca he hablado. Yo pensé que era la única, de verdad. Yo pensaba que era algo extraño que me estaba ocurriendo, aparte de la enfermedad. No oía hablar en ningún sitio, ni en la televisión, ni en los ingresos.

” “.yo nunca he hablado de las voces. me hubiera gustado hablar” “.yo no me hablaba con nadie, ni vecinos, ni amigos, ni parientes.” Por parte del entorno se confirma el estigma que muchas personas sienten hacia la “locura”. El autoestigma y el estigma del entorno se refuerzan mutuamente bajo el etiquetado de “enfermo mental”.”.las amistades las pierdes nada más que te lo dicen.” “Llamaba a mi prima y tampoco me ayudaba, me decía: no les des la lata que te van a encerrar, que se van a hartar” “C.

me decía: Si esto se te va a pasar, que tú tienes una enfermedad mental y tienes que acostumbrarte a lo que te está pasando. no las hagas caso. Mi madre me decía: cuando me dices eso te desahogas conmigo, pero tu enfermedad es muy mala. Yo si oyese tantas voces como oyes tú, terminaría con una camisa de fuerza y C.

  • Me ha llegado a decir: a ver si tienes amigos invisibles” “.un poco de desconfianza con la gente defuera, porque me han hecho daño.
  • Me he sentido discriminada, como si yo no valiera nada: “esta es un enferma”” Estas personas han vivido durante años bajo un paradigma que les proponía erradicar las voces como única alternativa: ingresos hospitalarios, muchas veces involuntarios, y medicación.

“Hace 35 años, cuando me diagnosticaron esquizofrenia, solamente un ingreso ya te costaba muchísimo. cuando me diagnosticaron pensé: ya no tengo solución” “A los profesionales de salud mental les decía tengo voces y me mandaban pastillas y me decían si sigues teniendo voces vienes aquí o vas al hospital” “.a mí me han llevado muchos psiquiatras y cada psiquiatra me abotargaba a medicinas, hubo un momento de verdad que ya me metía las medicinas y no podía digerirlas y las rechazaba el organismo, las volvía a echar, la pastilla entera, mi organismo no admitía más.

Me metían pastillas, pastillas. Lo que me daban no me ha ayudado” “No había camino. No me entendía con el psiquiatra tampoco. Venga a mandarme pastillas, y no me solucionaba nada. había que erradicarlo, eso era negativo” La relación con los profesionales la vivieron en muchos casos desde la incomprensión y la falta de confianza.”.cuando iba al psiquiatra la verdad es que no comentaba nada de lo de las voces, porque no me lo preguntaban tampoco, porque me daba miedo que me fueran a tratar de loca o que me iban a encerrar otra vez y nunca se lo comenté.

Cuando fueron pasando los años me planteé contárselo al psiquiatra para ver qué me puede aportar de ayuda, y la verdad que nunca me atreví, porque cuando se lo diga va a decir que estoy loca y que me tiene que aumentar la medicación o ingresarme en el manicomio o yo que sé” “Yo a quien se lo conté fue a un doctor que fue el primero que me llevó y me dijo que yo no estaba loca, pero no me dijo nada más.Después ya nada porque me fueron cambiando, luego ingresos, altas, bajas, cada vez me miraba un psiquiatra distinto” La medicación se impuso como único tratamiento.

  1. Es que la medicación viene sobreimpuesta, porque cuando te han puesto la matrícula de esquizofrenia o bipolar.
  2. La psiquiatra está para mandarte las pastillas” “.dependes de las pastillas solamente y te sientes como un robot que se alimenta y ya está” “Una noche me puse a comer.
  3. Y después me tomé la medicación y no me lo toleraba, me sabía la boca a medicinas, era horrible, era un potaje lo que me estaban metiendo que no sé cómo estoy viva” “La medicación nunca me ha quitado las voces.” La incompetencia moral presupuesta tras el diagnóstico psiquiátrico hizo que a algunas personas no se les informase sobre decisiones importantes sobre su tratamiento.

“A mí me ingresaban y a mi familia la llamaban al despacho y hablaban con ellos, pero yo es que me quedaba fuera y no me explicaban nada, no me decían nada y yo decía: qué me pasa señor, qué es lo que yo tengo. Luego claro salían ellos, entraba yo y me echaba la bronca a mí el psiquiatra, yo no sé qué les contaría mi familia al psiquiatra de mí que luego a mí me echaba la bronca, me trataba por loca” “.me encierran ya en Ciempozuelos, decía: yo a Ciempozuelos, me encierran ya” Algunas personas respondieron negando las voces para evitar ingresos involuntarios.

  1. Al principio le decía a la psiquiatra que oía voces, pero luego llegué a la conclusión de decirle que no, que no las escucho.
  2. Porque si le decía que escuchaba voces, en vez de darme el alta, a lo mejor me tiraba otros 20 días hospitalizada” “.había veces que sí, yo pedía que me ingresaran.
  3. Pero la mayoría de las veces han sido de forma involuntaria y se lo he dicho a los médicos de urgencias, pero al final me ingresaban.

Empecé a desconfiar” Apenas recibieron apoyo psicológico. “Nunca me vio un psicólogo, psiquiatras un montón.” “Yo ni sabía siquiera que había psicólogos en esta enfermedad. psicólogos que te ayudan para tu enfermedad mental ni la más remota idea, ni se me pasó por la cabeza que hubiera” Otras personas participaron en grupos de apoyo y terapia con un enfoque más “tradicional”.

  • Pues te digo una cosa, yo cuando he ido a CRPS y CRL era una obligación.
  • Me decían: como no vengas te damos de baja y ya no vuelves más aquí.
  • Eso era un fascismo.” “Yo iba a los centros de rehabilitación como el que va a una clase, a mí eso no me ha aportado nada” “Una vez en el hospital de día hice una especie de terapia, teníamos talleres de manualidades, pero lo dejé” Estos grupos no les resultaban de mucha ayuda para encontrar sentido a sus experiencias.

“He estado en el CRPS y en el CRL.Nos trataban desde la psicología clásica, que tú escuchas voces y eso es lo fundamental, eso era por lo que tú tienes esquizofrenia por escuchar voces” “.es que la verdad he tenido muchos psiquiatras, pero no he avanzado; ni con psicólogos ni con psiquiatras.

Antes pues eso, pastillas e ir al psiquiatra y mandarte gotas de haloperidol y yo seguía en las mismas, yo seguía yendo a las pastillas (intentos de suicidio)” “Cuando iba al centro no me comunicaba con nadie, solo pastillas” El paradigma tradicional no consideraba importante abordar el contenido de las voces ni el significado personal, eran consideradas un síntoma de enfermedad mental a suprimir.

“Te decía la doctora: Ah, escuchas voces, pues esquizofrenia paranoide.” “Yo antes no aceptaba las voces, yo sabía que era algo que me pasaba pero no era parte de mí, era como una enfermedad. Ya te digo, yo he dado con muchos profesionales y no me han ayudado nada, seguía ahí yendo a las pastillas” “.al psiquiatra no (le) decía pues estas voces me dicen esto o lo otro.

era una voz que me decía: suicídate, suicídate. Yo no lo controlaba. La voz tenía mucho poder. estaba en otros centros, yo volvía otra vez al suicidio. No encontraba camino.” Reacción ante el conocimiento de la existencia del GEVy su participación en el mismo Desconocían la existencia del MEV. El conocimiento del GEV es reconocido como muy positivo y proporciona aceptación y apoyo a sus miembros.

“El compartirlo con las demás personas, el tener esas reuniones, estas charlas, me ha ayudado muchísimo” “Pues que no estoy solo, que hay gente que tiene la misma problemática que yo, los mismos problemas que yo. que hay gente que escucha voces y hace una vida normal” “.vi que era muy interesante, vi que era una puerta abierta para poder explicarme, para poder desahogarme y explicar lo que me pasaba, que no era un mundo cerrado, que no era un tabú que se tiene ahí guardado.

  1. Había más personas en mi lugar y ya no me dio tanto reparo, me dio mucha alegría.
  2. Dije: qué alegría, más personas tienen lo mismo que yo y mutuamente podemos ayudarnos” “Me encuentro a gusto viniendo.
  3. Me ayuda muchísimo.
  4. Me ayuda lo que dicen los compañeros” “.en el grupo todos estamos muy a gusto porque se desahoga uno de las cosas que tiene metidas en el corazón, que no puedes expresarlas y en el grupo las expresas y salimos, como diría yo.

más liberado, con más respeto entre nosotros mismos” Hablan de un clima de confianza y libertad para compartir sus experiencias y que potencia el aprendizaje mutuo entre sus miembros. “Tenemos tanta confianza que no tengo miedo a hablar de nada, lo que hace que hable con más sinceridad.

Ayuda mucho a sincerarme y explicar las cosas” “Tenemos buen clima, buen ambiente, a veces incluso un poco de ironía y de cachondeo, eso viene bien de vez en cuando, no va a ser todo un velatorio como una lápida, como una fosa” “El humor, la valentía que todos sacan para no decaer cuando tienes tantas voces, el cariño que se encuentra en el grupo, ¿qué más?.

es que son tantas cosas. las penas, la tristeza. que también se comparte, la depre se comparte” “Me aporta. aprender de las otras personas” “Me da mucha alegría que sirva para otros que escuchan voces y les pueda servir de ayuda de todo lo que contamos y avanzamos.” “.a mí el grupo me ha aportado mucho, y me sigue aportando mucho porque he tenido cosas que las hemos hablado, y al hablarlas.

Las he sacado de su sitio y aprender todo lo que hemos aprendido” Algunos describen el GEV como una familia, amigos y compañeros que les aceptan, apoyan y dan cariño. “Es una familia” “.He visto que he tenido aceptación y apoyo y me he sentido apoyada, querida, en fin he sentido cariño cuando ninguno de mi familia me daba cariño” “Una amistad con una persona pero en grupo.

Como si tuviera una persona que me está ayudando, pero en general. El grupo es como mi amigo. Como si fuéramos un todo” “.lo mejor es “echarse un amigo” para contarse sus cosas.” “.yo estaba falta de cariño, estaba falta de apoyo, de información y todo eso, pues ahora me ha servido de mucha ayuda” “Hay mucho compañerismo.” Antes de participar en el grupo no encontraban ningún tipo de relación entre las voces y su historia biográfica; las voces eran consideradas parte de una enfermedad.”.me manejo bastante mejor que cuando no encontraba relación porque cuando no encontraba relación era todo enfados.

  • Encuentro que forman parte de mi vida.
  • Yo me noto más tranquila, entonces si estoy más tranquila tengo más poder.
  • Porque cuando me he puesto nerviosa, pues la verdad que poder no tenía ninguno” “.me ha servido mucho para identificarlas mejor y combatirlas mejor.
  • Me he dado cuenta de que las voces son las que tenemos en la cabeza.
See also:  Soñar Que Un Tren Atropella A Alguien?

ya no es tan horroroso como al principio. creo que las estoy combatiendo muy bien. De hecho cuando las tengo son como familia mía. lo llevo mejor. y he prosperado mucho. Antes, cuando las oía me espantaba, era una cosa horrible, y ahora las escucho y bueno, son molestas pero me asocio más a ellas.

  • De algo más negativo a más positivo” “Yo desde luego he mejorado mucho, bueno las sigo oyendo, pero no tanto.
  • No es lo mismo porque como ya tengo todo esto, las reuniones y todo esto, compartirlas es mejor.
  • Creo que las voces las tendré hasta que me muera.cuando me enfado y digo pues estas voces no sirven.

Luego pienso: pero si estas voces son mías y forman parte de mí, las tengo que aceptar a la fuerza. Ya no son negativas como antes” “.a mí me ha valido mucho para poder con las voces. Me ha ayudado mucho esto. Para aceptar las voces que me hablan a mí porque antes me ponían muy nerviosa, me daban mucha inseguridad.

Y ahora veo que la inseguridad no me llega, puedo con ello” “De mis compañeros he aprendido a ser más valiente.” “El grupo abarca el acontecer de un pasado o un olvido. todo se hablaba y claramente se oían las palabras que yo decía, ha sido la única vez” Tras participar en el GEV mencionan un cambio favorable en la aceptación y convivencia con las voces: “.me ha ayudado en, por ejemplo, cuando me hablan las voces pues participo con las voces, que antes las rechazaba, daba órdenes (¡Cállate!, ¡No me hables!), ahora pues participo hablando con ellas de manera razonable” “.antes cuando se repetían daba unos gritos: “pero ¡me podéis dejar en paz! ¡qué parecéis gilipollas!” Daba golpes y ahora los omito.

Otra faceta de mi vida que soy más transigente, menos cabezota. Antes de venir aquí, cuando oía las voces o me tomaba otra pastilla y entonces me relajaba y me iba a la cama, o empezaba a gritar que mi madre decía: ¡Madre mía, ya está otra vez con lo suyo!.

  • Hace mucho que no doy golpes.
  • Antes daba golpes y todo” “Ahora no son esas voces tan siniestras, ahora son voces por ejemplo de mi hija.
  • Voces que oigo de la calle, a lo mejor no hay gente en la calle, pero yo las oigo.
  • No me perturban porque son voces que oigo de gente, de gente que yo no las conozco de nada pero me viene gente y se sobrelleva mejor que esas tan horribles como he tenido” “A mí me ha ayudado mucho porque antes gritaba yo mucho, yo daba voces cuando tenía tantas voces.

Empezaba, ¡Que te calles!, ¡Que no me hables! y no solamente decía eso, decía palabrotas, decía: ¡Pero hijo puta porque no te buscas a otra!” La participación en el GEV les ayuda a relacionar más aquello que escuchan con acontecimientos vitales significativos, apareciendo múltiples experiencias traumáticas.

“Me hablan de cosas que me han pasado. que no he asimilado bien. en el colegio, de pequeña, cuando tenía 13-14 años. Tengo flashes de personas y sitios que me han pasado, y ya por lo menos los acepto” “Es un síntoma pero tampoco es algo tan negativo, mientras las puedas controlar. Yo sé que a veces me voy por allá, noto que se me va la cabeza, pero bueno me acepto.

a veces huyo con la mente de problemas que tengo. una forma de evasión de cosas que me hacen daño, situaciones o personas” “Es el pasado, son cosas que me han pasado en el pasado. Forman parte de mi vida” “De mi vida hay mucho en ello. yo pienso que más que de lo mío es de la vida que he tenido tan mala.

  • Se traumatiza una persona y empieza a oír voces temerosas como nos ha pasado, que me han maltratado.
  • Tienes traumas pues que al final te explota la olla y es así” “Me empiezan a hablar de mi familia, me empiezan a hablar de mí, me empiezan a hablar y entonces sigo yo la conversación.
  • Otras veces parece que les quito la razón.El sufrimiento ha venido por las cosas que me han pasado” “El entorno, las drogas, el alcohol, la infancia.

todo eso son factores que son como un cóctel molotov” “Mi hermano y yo hemos sufrido una vida desestructurada y una vida muy mala. he sido muy maltratado. el entorno ha sido pésimo” También mencionan el carácter voluntario de la asistencia al GEV.”.es voluntario, no obligatorio, es lo bueno que tiene.

Por ejemplo, si algún día no vengo, puedo seguir viniendo. Porque algún día me encuentro pachucho.” Planteamientos en relación a familiares, profesionales y sociedad en general. a) Familiares Algunas personas no hablan de las voces con sus familiares pues éstos las consideran un signo de empeoramiento de su enfermedad.

“Mis familiares saben que yo tengo esto y no les hablo de esto a mis familiares porque no. Saben que tengo la enfermedad y mi madre les dice por teléfono: está mal. Yo la digo: mamá, no digas que estoy mal, ¡no digas que estoy mal coño, no digas que estoy mal joder! Ella sigue, le tengo aquí en casa que está mal.

  1. Pues sí que me molesta y me jode.
  2. Que diga que está mal.
  3. A mí me parece que somos seres humanos y personas normales y corrientes, pues dice que está mal” Otros a partir de la participación en el GEV lo han comentado con los familiares más cercanos y han notado una mayor comprensión.”.después de todo lo que he hablado en el grupo, les he cogido a mis hermanos y por eso estaban tan contentos.

Les cogí a todos y les dije: hablarme de cuando yo fui al hospital, qué es lo que dije allí. Les he dicho que no me han contado la verdad, lo que había ocurrido en esos momentos. Desde que estoy en el grupo he dicho: mira, vosotros habláis, pero no me habéis dicho la enfermedad exactamente que yo tengo.

  1. Sé que a vosotros os lo han dicho.
  2. Ahora sé más que antes y hablo más que antes, que antes no hablaba” “.reacciono de otra manera, porque como ya he hablado de la terapia que damos aquí y todo eso, se lo he ido contando, pues parece que lo aceptan mejor.
  3. Aceptan mejor el que yo oiga voces” “.A mi hija se lo conté.

porque ella me apoya. Se lo comenté a mi hija y a mis sobrinos. con la que más confianza tengo y los que más me ayudan, me ayudan mucho. Mi sobrino me dijo: tía eso es parte de tu enfermedad, pero no las hagas caso, y además ahora que tienes la ayuda del psicólogo y de esas reuniones y esas juntas, te beneficia mejor y además me has dicho que las compartes mejor contigo misma que antes” b) Profesionales Señalan la confianza, la comprensión, el interés mostrado, la humanidad y el cariño como aspectos importantes.

Ahora sin embargo llevo unos años que he llegado a la conclusión de que hable o no hable con los psiquiatras de las voces no me ingresan, entonces no me importa comentárselo” “Ser más flexible, ser persona, ser humano., Que comprenda a los demás y se ponga en su sitio” “Yo le digo a mi doctora: estoy en aceptando voces con el psicólogo, le digo cómo lo ves, qué te parece.

Me parece muy bien, me dice ella. Es una chica que además de ser buena psiquiatra, no sé, parece que quiere ayudarte en todo lo posible, que no te toma por chiflado, ni chalado” “.nunca se lo comenté al psiquiatra hasta que ahora he tenido un nuevo psiquiatra que tenía revisión con él este mes y nada más entrar por la puerta me preguntó que si escuchaba voces y le contesté que sí.

Estuvimos hablando, me dijo que formaban parte de mí y que las oiría por episodios, unas veces más otras veces menos, pero que se pueden combatir perfectamente, y más con las ayudas que estamos teniendo” “sigo desconfiando de los psicólogos, es que todos los psicólogos no me valen porque como los psicólogos sabéis tantas cosas si nos queréis hacer pupa, nos la podéis hacer.

ha de ser comprensivo, que no se ría de lo que escucha, que no sea impertinente. que sea extrovertido, cariñoso. donde encuentras cariño encuentras seguridad” c) Sociedad Cambiar la visión que la sociedad tiene sobre este tipo de experiencias requiere un cambio profundo, visibilizar este tipo de experiencias puede contribuir a ello.”.

Se tiene que hablar mucho de ello (GEV) para que otras personas que estén en mi caso de antaño, o los años anteriores, personas que les pasara lo mismo y no se atrevieran ni a psiquiatras ni a psicólogos ni nada, se encerraran como yo, me gustaría que les aportara esa pequeña ayuda y les sirviera de algo a esas personas también” El miedo y los prejuicios perpetúan enfoques discriminantes intolerables en el siglo XXI.

“Si lo cuentas en un bar van a decir este está chalao, está chiflado. Yo intento hablar de otros temas como deporte, religión, política y ya está, me quito de en medio ese tema porque no lo puedo decir” “Yo me veo muy bien. Porque sí, porque me levanto y digo a la gente voy a un recado., y a veces digo pues.

que he quedado con un amigo, cuento bolas. Porque no voy a decir que voy a un centro de salud mental, entonces ya. te apartan como a la lepra, como la peste” “Saber comprender a otras personas, y que no se rían, como un gilipollas que se ríe de mí en la farmacia cuando voy a por medicación. Se te queda mirando así como si fuera un zombi o un marciano” “Sí se puede hablar, pero según con quién hables.

Se tiene que hablar con una persona de total confianza” “.pero por desgracia, los periodistas y la televisión ya sabes., la culpa (de los prejuicios en salud mental) es de los periodistas, la televisión y los medios de comunicación” “.A la sociedad en su conjunto: dejadme vivir en paz” Discusión Los resultados evidencian que la escucha de voces, sobre todo cuando ocurre por primera vez, es una experiencia que suele producir miedo ante la posibilidad de estar volviéndose loco, generando sentimientos de indefensión, incertidumbre y desesperanza ante el futuro y la posible reacción del entorno.

Estos sentimientos pueden provocar aislamiento y desconfianza, agravándose por la falta de información disponible (5). Las primeras experiencias que estas personas tuvieron con dispositivos de salud mental ocurrieron de manera involuntaria y con medidas coercitivas. La palabra miedo aparece reiteradamente en los discursos al hablar de los profesionales y los dispositivos en los que han sido atendidos.

“Los pacientes psiquiátricos, son los únicos que pueden ser tratados en contra de su voluntad, Esto convierte a la psiquiatría en una disciplina extraordinariamente controvertida y particular donde, junto con la oportunidad de cuidar y sanar al otro convive la posibilidad de someterlo y destruirlo como ciudadano al privarle de sus derechos” (6).

Además de vulnerar derechos fundamentales recogidos en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (7), hay estudios que sugieren que las medidas coercitivas pueden ser en sí mismas traumatizantes o provocar una retraumatización (8), contribuyendo por tanto a incrementar el sufrimiento que se pretende aliviar.

Esto nos lleva a plantear la imperiosa necesidad de fundamentar nuestras prácticas en un enfoque basado en los Derechos Humanos en salud mental. La calidad del apoyo recibido y el tipo de información proporcionada por parte de los profesionales constituyen dos elementos fundamentales que pueden contribuir a contener o por contra incrementar el sentimiento de temor, favoreciendo u obstaculizando el proceso de adaptación a una nueva situación vital.

En un momento extremadamente delicado como es ese primer contacto con los servicios de salud mental, cuando la persona vivencia por primera vez la experiencia de escuchar voces, recibir como única información un diagnóstico psiquiátrico (habitualmente esquizofrenia), asociado a gravedad y cronicidad, que explica las voces como síntoma de enfermedad mental a erradicar no facilita la disminución de la percepción de amenaza ni el temor asociado a la misma.

Ofrecer como único tratamiento la medicación psiquiátrica, marcando como objetivos básicos de intervención fomentar la conciencia de enfermedad y la adherencia al tratamiento pero sin reparar en el contenido ni en el significado de las experiencias personales y sin ofrecer otras alternativas distintas al discurso biomédico colocan a la persona en un rol pasivo, mermando su capacidad de control sobre lo que le ocurre y sobre su propia vida, pareciendo alguien imprevisible (9).

  1. Estas estrategias, englobadas bajo el término psicoeducación, se reducen en ocasiones a que la persona se defina a sí misma con un lenguaje profesionalizado, sustituyendo su identidad por la de enfermo y teniendo que admitir que necesita un tratamiento farmacológico para seguir viviendo (10).
  2. La mayoría de participantes en el estudio asistieron durante años a grupos de carácter psicoeducativo, tanto en servicios de salud mental como en recursos de rehabilitación psicosocial, coincidiendo en señalar como aspectos negativos: la obligatoriedad, la estructura jerárquica existente y la falta de esperanza derivada de planteamientos excesivamente rígidos.

En el ámbito de la rehabilitación psicosocial “los programas de psicoeducación deberían facilitar la reconstrucción del sentido de uno mismo y la integración emocional de lo que ha sucedido, posibilitando que se entienda como una experiencia humana íntimamente asociada a la historia vivida.

  1. Sin embargo, a veces se ofrece una explicación de los síntomas desvinculada de la biografía, simple, racionalizada, que resulta excesivamente homogénea y anodina, y que se normaliza recurriendo a similitudes con las enfermedades físicas” (11).
  2. Ofrecer distintas alternativas de tratamiento entre las que la persona pueda elegir y acompañar en el proceso de toma de decisiones, proporcionando toda información necesaria y los apoyos precisos, incrementa la percepción de control y constituye uno de los principales garantes del respeto al principio de autonomía, según el cual se ha de respetar la capacidad de decisión de la persona y su voluntad en aquellas cuestiones que conciernen a su propia vida.

Proporcionar información sobre enfoques como el MEV, mostrar referentes de superación y recuperación y tener acceso a textos rigurosos que plantean otra forma de entender la psicosis y la esquizofrenia (12) favorece que la persona mantenga la esperanza y la confianza en sus propias capacidades y posibilidades para avanzar en su proceso de recuperación personal.

De acuerdo con los resultados obtenidos, se ha podido constatar que las personas terminan mintiendo a los profesionales y a su entorno acerca de sus experiencias. Este hecho tal vez tiene más que ver con las bases sobre las cuales se establece la relación y la forma de acercamiento que con la negativa de la persona a ser sincera y honesta.

Las personas muchas veces no hablan por falta de confianza y por sentirse incomprendidas, no porque no quieran hacerlo, ya que muchas han señalado que les hubiera gustado hablar y que en ocasiones lo han intentado, pero que han decidido no hacerlo por las reacciones de su entorno, incluyendo el entorno profesional, y por las consecuencias aversivas derivadas, destacando incrementos de medicación e ingresos hospitalarios.

El profesional debería aceptar la experiencia y el sistema de creencias de la persona como una condición necesaria para establecer una relación terapéutica eficaz (13), así como respetar su subjetividad y defender su libertad, puesto que se parte de una situación de poder desigual (10). La elaboración de la relación terapéutica no es esencialmente una habilidad técnica, sino la capacidad de expresar un interés real por la persona en su conjunto y no sólo por los síntomas o quejas que presenta (14).

Brindar apoyo emocional, generando un espacio de seguridad y confianza, transmitir mensajes esperanzadores, adaptando la información al momento, al ritmo y a las características y necesidades propias de cada persona, tratando de encontrar un sentido a la experiencia vivida, constituyen en sí mismos elementos terapéuticos susceptibles de minimizar los sentimientos de temor, indefensión y desesperanza.

Como señalan Geekie y Read (15), la búsqueda de significado y la posibilidad de poder compartirlo con los demás es una de las principales preocupaciones de las personas con experiencias psicóticas, siendo la falta de atención a esta necesidad por parte de los servicios de salud mental una de sus principales quejas.

Pero no sólo se trata de tener en cuenta las determinaciones del sujeto, sino también los condicionantes y valores culturales de la sociedad en la que vive (16). Los resultados confirman el estigma que muchas personas sienten por parte del entorno al tener experiencias psíquicas inusuales y recibir un diagnóstico psiquiátrico.

  1. Refieren la sensación de no ser tenido en cuenta por los demás o que sus opiniones y contribuciones a las discusiones no son válidas (15), junto a sentimientos de rechazo y abandono.
  2. El etiquetado social de las conductas problemáticas o experiencias psíquicas inusuales mediante un diagnóstico psiquiátrico parece empeorar los prejuicios y la discriminación.

Considerar, sin embargo, los síntomas psiquiátricos como reacciones emocionales o psicológicas comprensibles frente a acontecimientos vitales reduce el miedo, la distancia y la discriminación, en línea con lo planteado por Read y Haslam (9). Antes de participar en el GEV los participantes no encontraban ningún tipo de relación entre las voces y su historia biográfica, siendo consideradas por todos como parte de su “enfermedad”.

Era la información que habían recibido desde un modelo biomédico. Tras su participación en el GEV, comenzaron a relacionar aquello que escuchaban con acontecimientos vitales significativos, muchos de carácter traumático, lo cual avala los resultados obtenidos en otros estudios que muestran la estrecha relación existente entre experiencias traumáticas, escucha de voces y otras experiencias consideradas psicóticas (17-19).

El contenido de las experiencias de la persona es fundamental y suele estar estrechamente ligado a su biografía, algo que hace años ya señalaron dos autores relevantes en el campo de la psicosis como Sullivan (20) y Fromm-Reichmann (21), quienes animaban a sus pacientes a buscar la relación entre sus dificultades y experiencias vitales previas.

  1. Muchas veces, esta información es desconocida cuando no ignorada por muchas personas, ya que muchos profesionales siguen pensando que los síntomas psicóticos están menos relacionados con experiencias traumáticas y con la historia biográfica que otros problemas de salud mental (18).
  2. Muchas personas no relacionan de manera espontánea su experiencia de escuchar voces con las experiencias de abuso que han sufrido, incluso aunque las voces aparezcan de manera consecutiva al abuso (22).

Los GEV, los procesos terapéuticos personales, los testimonios de otras personas o los enfoques más integradores favorecen el establecimiento de estas relaciones. Muchas veces, los profesionales atribuyen la situación de abuso a la supuesta psicopatología subyacente en la víctima en lugar de entender su psicopatología como una forma de reacción ante la situación de abuso sufrida (23).

Apoyar a la persona y acompañarla en este proceso requiere un interés y una implicación genuina por parte del profesional. El ritmo del grupo lo marca el propio grupo, no el profesional, siendo un proceso dinámico y cambiante (24). Ser testigo y escuchar los distintos testimonios sin juzgar es una labor terapéutica en sí misma, ya que supone validar y aceptar las vivencias de la persona.

Estos testimonios nos confrontan muchas veces con aspectos desagradables de la condición humana, por lo que el grupo puede aportar en contraste aspectos positivos como el apoyo, la validación, el respeto, la comprensión, el cariño y la solidaridad. Esto contribuye a restaurar en cierta medida la capacidad de la persona de confiar en los demás, que suele haber quedado dañada por experiencias previas negativas, y al mismo tiempo favorece la aceptación y convivencia con las voces, tal como han mencionado los participantes.

Las experiencias traumáticas destruyen los vínculos entre el individuo y la comunidad; las experiencias grupales pueden ejercer el efecto opuesto y ayudar en el proceso de recuperación (23). Un proceso, que para ser auténtico y completo, precisa de espacios significativos en una comunidad inclusiva. “El desafío comunitario, ese empoderamiento que hoy está en boca de todos, solo será posible en una sociedad que contenga las singularidades, las diferencias, lo subjetivo y lo plural” (25).

Conclusiones Los testimonios de las personas que han participado en este estudio muestran que la filosofía y los valores del MEV son aplicables a perfiles muy diversos de personas, y adaptables a distintos contextos. Muchas personas consideradas enfermas mentales crónicas, que en sus propias palabras han sido “desahuciadas”, despojadas de cualquier esperanza y consideradas irrecuperables, pueden beneficiarse de este enfoque de manera extraordinaria.

Para ello es necesario un profundo cuestionamiento de las prácticas que se realizan en los dispositivos de atención tanto sanitarios como sociales, y una revisión de la filosofía que subyace a dichas prácticas. Cambiar la terminología utilizada es un paso necesario pero no suficiente, pues puede servir de justificación para seguir haciendo las cosas igual aunque nombrándolas de forma distinta.

Considerar que trabajamos con personas con problemas en lugar de con pacientes con enfermedades tiene profundas implicaciones teóricas y prácticas que condicionan en gran medida las acciones que llevamos a cabo. La relación entre la historia biográfica y las voces que la persona escucha permite dotar de sentido a la experiencia, contextualizarla, y acercarla más al terreno humano y social y menos al médico-sanitario.

  • La comprensión biográfica facilita a la persona tener un papel más activo, un mayor control sobre la experiencia y un estilo de afrontamiento más centrado en la integración y la aceptación y menos en la negación y la evitación.
  • Los testimonios en primera persona y la experiencia subjetiva de las personas afectadas son fundamentales para lograr una mayor comprensión del sufrimiento psíquico y de aquellos aspectos que ayudan a aliviarlo.

Parece necesario seguir investigando en esta dirección, que a pesar de estar teniendo mayor visibilidad en los últimos años, continúa siendo minoritaria. Para muchas personas, el simple hecho de conocer la existencia del MEV o escuchar los testimonios de otras personas resulta de gran ayuda y proporciona algo fundamental que el modelo tradicional ha negado, la esperanza, que, en palabras de una de las participantes, “es la cosa más bonita que tiene un ser humano”.

Bibliografía (1) Corominas T. Acuerdia y las Autopsicuelas. Rev Asoc Esp Neuropsiq 2016; 36(129): p.231. (2) Martínez MA. Experiencia con un grupo de escuchadores de voces en un Centro de Día. AMSM 2014; 37: p.28-34. (consultado 10-6-2016). Disponible en: https://amsmblog.files.wordpress.com/2014/11/amsm-otoc3b1o-2014.pdf (3) Dillon J, Longden E.

Grupos de escucha de voces: creación de espacios seguros para compartir experiencias tabú. En: Romme M, Escher S, editores. La psicosis como crisis personal. Un abordaje basado en la experiencia. Madrid: Fundación para la Investigación y el Tratamiento de la Esquizofrenia y Otros Trastornos; 2012, p.157-170.

(4) Corstens D, Longden E, McCarthy- Jones S, Waddingham R, Thomas N. Emerging perspectives from the Hearing Voices Movement: implications for research and practice. Schizoph Bull 2014; 40 (4): p.285-294. (5) Baker, P. The Voice Inside. Chester: Handsell Publications; 1995. (consultado 20-7-2016). Disponible en: http://sindominio.net/versus/paginas/actividades/Textos_jor/text/Baker.htm (6) Ortiz A.

Aspectos coercitivos de la psiquiatría. En: Ortiz A. Hacia una psiquiatría crítica. Madrid: Grupo5, Colección Salud Mental Colectiva; 2013, p.51-66. (7) Organización de las Naciones Unidas. Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad. Ginebra: Naciones Unidas, 2006.

(8) Gumley A, Schwannauer M. Volver a la normalidad después de un trastorno psicótico. Bilbao: Desclée de Brouwer; 2008. (9) Read J, Haslam N. La opinión pública dice: pasan cosas malas que pueden hacer que perdamos el juicio. En: Read J, Mosher L, Bentall R. Modelos de locura. Barcelona: Herder; 2016, p.165-80.

(10) Martín López-Andrade L. El loco y el profesional. Los dos sujetos de la psiquiatría. En: El sujeto: el sujeto de la conducta, el sujeto de la relación, el sujeto en la sociedad actual. Madrid: AEN Estudios; 2015, p.211-236. (11) Muñiz E. Primum non nocere, también en rehabilitación.

  1. En: Ortiz A.
  2. Hacia una psiquiatría crítica.
  3. Madrid: Grupo5, Colección Salud Mental Colectiva; 2013, p.161-186.
  4. 12) Cooke A, editor.
  5. Understanding Psychosis and Schizophrenia: Why People Sometimes Hear Voices, Believe Things that Others Find Strange, or Appear Out of Touch with Reality, and What Can Help.

Leicester: British Psychological Society; 2014. (consultado 7-6-2016). Disponible en castellano en: https://amsmblog.files.wordpress.com/2015/11/comprender-la-psicosis-y-la-esquizozrenia-a-cooke-et-al-2015-2014.pdf (13) Romme M, Escher S. Dando sentido a las voces.

  1. Guía para los profesionales de la salud mental que trabajan con personas que escuchan voces.
  2. Madrid: Fundación para la Investigación y el Tratamiento de la Esquizofrenia y Otros Trastornos, 2005.
  3. 14) Romme M.
  4. Aceptación y asignación de sentido a las voces: plan terapéutico centrado en la recuperación.

En: Romme M, Escher S, editores. La psicosis como crisis personal. Un abordaje basado en la experiencia. Madrid: Fundación para la Investigación y el Tratamiento de la Esquizofrenia y Otros Trastornos; 2012, p.187-200. (15) Geekie J, Read J. El sentido de la locura.

Barcelona: Herder, 2012. (16) Luhrmann T, Padmavati R, Tharoor H, Osei A. Differences in voice-hearing experiences of people with psychosis in the USA, India and Ghana: interview-based study. Br J Psychiatry.2015; 206 (1): 41-44. (17) Dillon J, Johnstone L, Longden E. Trauma, Dissociation, Attachment & Neuroscience: A new paradigm for understanding severe mental distress.

JCPCP.2012; 12(3):145-55. (18) Read J, Goodman L, Morrison AP, Ross CA, Aderhold V. Trauma infantil, pérdidas y estrés. En: Read J, Mosher L, Bentall R, editores. Modelos de locura. Aproximaciones psicológicas, sociales y biológicas a la esquizofrenia. Barcelona: Herder; 2006, p.271-306.

  • 19) Larkin W, Read J.
  • Trauma infantil y psicosis.
  • Revisión de los datos.
  • En: Romme M, Escher S, editores.
  • La psicosis como crisis personal.
  • Un abordaje basado en la experiencia.
  • Madrid: Fundación para la Investigación y el Tratamiento de la Esquizofrenia y Otros Trastornos; 2012, p.77-90.
  • 20) Sullivan HS.
See also:  Que Significa Soñar Que Alguien Te Protege?

La esquizofrenia como un proceso humano. México: Hnos. Herrero, 1964. (21) Fromm-Reichman F. Basic problems in the psychotherapy of schizophrenia. Psychiatry.1958; 21: 1-6. (22) Romme M, Escher S, Dillon J, Corstens D, Morris M. Living with Voices: 50 Stories of Recovery.

Birmingham: PCCS Books, 2009. (23) Herman J. Trauma y recuperación. Madrid: Espasa Calpe, 2004. (24) Downs J. Starting and Supporting Hearing Voices Groups. Manchester: Hearing Voices Network; 2001. (25) Desviat M. Clínica, reforma psiquiátrica y salud. En: Tramas. Subjetividad y procesos sociales (42). Universidad Autónoma Metropolitana.

Ciudad de México, 2014, p.13-26. Dirección para correspondencia: Miguel A. Martínez [email protected] Recibido: 25/08/2016 Aceptado con modificaciones: 26/03/2017

¿Qué significa que te despierte una voz?

Realizada por Barby · 6 mar 2022 Estrés Hola, la verdad, me pasó hace unos días, estaba quedándome dormida en el comedor de mi hogar, cuando ya estaba durmiendo siento una voz masculina que me dice “te están observando por la ventana” (yo estaba acostada de espaldas a un ventiluz), al escuchar eso, me despierto sobresaltada y al mirar hacia la ventana, unos minutos después, salta un gato queriendo entrar a mi casa.

La verdad no es la primera vez que escucho esa voz masculina advirtiéndole de sucesos que van a ocurrir en minutos, y no me da miedo, pero me preocupa. Cabe aclarar que tengo estrés y ansiedad (ambas medicadas por psiquiatra). ¿Qué significa? Mi hermana en la pavada me dijo que quizás es algún espíritu cuidándome pero no lo sé.

Mejor respuesta 7 MAR 2022 · Esta respuesta ha sido útil para 1 personas En periodos de ansiedad alta es muy común que al dormir o despertar se produzcan parálisis del sueño, esto viene acompañado de alucinaciones hipnagógicas que pueden ser visuales, auditivas e incluso táctiles (sientes que te aplastan o tocan).

¿Qué significa soñar con alguien que ya murió y te sonríe?

Al soñar con un fallecido que conocías es importante que te fijes cómo se ve la persona. Si se encuentra entusiasta y sonriente es porque está feliz. Si la vez vestida de blanco significa que ya ha llegado al cielo y ha asimilado su despedida de la Tierra.

¿Qué significa soñar con la voz de mi abuelo muerto?

Soñar con mi abuelo fallecido es uno de los momentos más tranquilos y armoniosos que alguien pueda experimentar. Por otro lado, puede deberse a que en determinado momento estás atravesando por situaciones complejas y esto manifiesta la necesidad de contar con ese soporte emocional para poder afrontar los problemas.

  • No obstante, debes entender que la interpretación de sueños varía dependiendo el contexto en que sucedieron los sueños,
  • PUEDES VER: ¿Qué significa soñar que te muerde un gato negro? Por ejemplo, soñar con tu abuelo y que te hable es un símbolo de buen augurio.
  • Esto anuncia que pronto recibirás una herencia, pero también puede significar una advertencia de que pronto recibirás malas noticias.

Esta segunda interpretación te pide que analices de forma adecuada lo que tu abuelo te trata de decir.

¿Qué significa que te hablan al oído mientras duermes?

La Nación / Cuando te hablan al oído y no hay nadie

POR Dr. Miguel Ángel Velázquez (Dr Mime)

No. No vamos a hablar de fantasmas. ¿O sí? Mmm a ver si te pregunto si alguna vez escuchaste a una voz que te susurraba algo al oído, o simplemente “te pareció” escuchar una voz que te llamaba ¿te pasó? No creo que me respondas afirmativamente porque quizás temas que te tomen por loco, ya que se asocia a las alucinaciones auditivas el acompañar a síntomas de patologías mentales tan severas como la esquizofrenia.

Pero si te digo que personalidades como Carl Gustav Jung o el gran Andy Warhol escuchaban voces ¿te sentirías mas tranquilo? No creo. Pero te invito a seguir leyendo y te vas a dar cuenta de que es más común de lo que parece y no tan anormal. Estudios hechos en grupos de nivel cultural elevado demostraron que al menos un 70% de los encuestados oyó alguna vez la voz de un familiar muerto o que atribuyeron a una causa sobrenatural de origen divino.

Sin embargo, hoy sabemos que los sonidos que oímos antes de caer dormidos o inmediatamente después de despertar son pseudoalucinaciones, y que pueden llegar a un 40% de los casos encuestados. El número de personas que afirman oír voces llega a un 5% de la población en Europa y Estados Unidos, mientras que la esquizofrenia alcanza cuando menos a 1 de cada 100 personas, acompañándose las alucinaciones auditivas de un trastorno de tipo psicótico solo en un pequeñísimo porcentaje de los casos.

Entonces, ¿a qué se deben las alucinaciones auditivas? Se cree que los que las padecen tienen mucho “silencio interior”, poca vida social, y gran oportunidad por ello de retraerse en soledad, lo cual hace que muchas veces piensen y asuman que lo que están pensando les llega como sonidos al oído. Se ha comprobado, igualmente, que muchos de los afectados por estas alucinaciones han sufrido maltrato o abandono en la infancia, o algún trauma posteriormente en la vida adulta, respondiendo en estos casos las alucinaciones más a una necesidad de la propia psiquis sufriente que a una verdadera sintomatología patológica.

Se cree que en estos casos falla en el cerebro un circuito de regulación que hace que tengamos conciencia del propio “yo” que pueda hacerse cargo de la autoría del pensamiento, y al producirse esa “despersonalización del contenido de la mente”, se interprete al propio pensamiento como una voz que susurra al oído lo que en realidad se está pensando.

En pacientes que sufren reales alucinaciones auditivas en el contexto de esquizofrenia se ha encontrado que el giro temporal izquierdo, una parte del cerebro, se halla más empequeñecido. En otros casos, cuando no llegan sonidos desde el exterior por alguna situación (como el aislamiento extenso o la soledad forzada), hace que la persona “se escuche más a sí mismo”, e interprete esos pensamientos como voces ajenas.

Esto pasa porque el cerebro mantiene los circuitos neuronales con información sonora recibida anteriormente aun “en reverberancia”; es decir, intactos con la información auditiva almacenada. Estas señales alcanzan “vida propia” cuando no se recibe estímulo sonoro alguno desde el exterior.

Cuando los esquizofrénicos sufren alucinaciones auditivas, escuchan cosas negativas, despreciativas e incluso ofensivas como contenido. Los que presentan alucinaciones auditivas “normales” sin patología de base, sin embargo, incluso a veces dicen sentir “voces de aliento” para ellos. Y esto puede ser tan molesto en individuos sin patología de base, que pueden llegar a requerir ayuda: disminuir la valoración del contenido de las voces (o dicho “en paraguayo” el vulgarmente “no darle pelota”) y hasta limitar el tiempo de “conversación” con la voz que se escucha.

Lo que se dice, en verdad, volver a recuperar el control de la cabeza. Que para eso estamos cada semana. Y ahora, les dejo hasta la semana que viene, porque la voz normal en mi oído me dice que tengo que ir a prepararme un tereré. Y ahora saben que esa voz es totalmente normal.

¿Cuándo se escuchan voces?

Escuchar voces cuando nadie ha hablado (el tipo más común de alucinación). Estas voces pueden ser positivas, negativas o neutrales. Pueden ordenarle a alguien hacer algo que puede causarle daño a sí mismo o a otros. Ver patrones, luces, seres u otros objetos que no existen.

¿Cómo callar las voces de mi mente?

Skip to content Home / Self-help / Escuchando voces que deprimen: Recursos y Estrategias para ayudarse asi mismo The following article has been translated by Carmen Amill and appeared in the Spring/Summer newsletter as “Hearing voices that are distressing”: Self-help resources and strategies.

  1. Yo he sido un escuchador de voces desde mi niñez pero no fue hasta mi adolecencia que fui hospitalizado por escuchar voces deprimentes.
  2. Por muchos años me senti aislada y señalada por tener una estigma de enfermedades mentales y por escuchar voces que conti uaban siendo penosas para mi.
  3. Drogas siquiatricas no hacian que las voces se fueran, sin embargo, habia momentos en que yo estaba tan en drogada que no me inportaba nada, incluyendo lo que aquellas voces tenían que decir.

Los terapista mostraron poco interés en mi problema de oir voces. En etecto, durante los 17 años que yo fui marcada y tratada como esquisofrénica mis terapistas llamaban mis exp, de escuchar voces “alusinaciones auditivas.” Ellós parecían ver mi experencia de escuchar voces como nada más que la falta de fluctuación en transmisores de nervios en mi cerebro.

  • En conclusión, ellos vieron mi “alusinaciones auditivas” como consecuencia de alguna especie de “decáida en la transimision de nervio.” Esta actitud de ignorar a personas que escuchan voces es bastante observada en las profesiones dedicadas a ayudar.
  • Por ejemplo, cuando yo cousulto a programas que proveen servicios para personas quiene escuchan voces que son deprimentes, encuentro intersante que el personal conoce muy poco acerca de las exp.

de estos individuos. En cuentro sorprendente que personal siquiatrico sepa tan poco acerca de este tema de oir voces. Por ejemplo, recientemente consulte con empleados que trabajan en un programs residencial con un hombre que escucha voces por aproximadamente el 80 porciento de las horas en que él camina.

  • Este hombre ha estado escuchando estas voces por mas de 10 años de tratamiento.
  • Aún asi si tu examinas su record médico todo lo que dice es: “Tiene alusinaciones auditivas que a veces le ordenan a él a herirse él mismo.” ¿Nadie ha explorado aún la exp.
  • De oir voces con este individuo nadie del personal ha pensado en examinar si las voces son femeninas o maculinas o ellos (as) hablan ingles? ¿Asi como son deprimentes, son voces que podrian ayudar? ¿Cómo tú entiendes la existencia de estas voces? ¿Son una o mucha voces? ¿Cuándo aparecen estas voces y cuándo no aparecen? ¿Tienes tú algún poder personal en relación con estas voces, te puedes comunicar con ellas, puedes razonar o concordar con ellas? ¿Puedes tú no prestarle atención y envolverte en otras actividades? ¿ Puedes tú decirles que hablas con ellas más tarde en la noche? etc.

Verdederamente, oir voces parece ser un estigma, no sólo en la cultura del gran o este, sino también en la comunidad de salud mental. Parece que como un regla general, la mayoría del personal de salud mental siente que es tabú investigar en la experiencias de las personas que trabajan con ellos de escuchar voces.

  • Por supuesto, ese estigma y tabú solo servira para una futuro aislamiento aquellos de nosotros quienes oimos voces que son deprimentes.
  • Las buenas noticias es que los que escuchan estas voces por ellos mismos han empezado a organizarse y ha hablar acerca de estas experiencias de oir voces.
  • En Netherland y en Inglaterra la Radioifusora de Escuchando Voces ha sido organizada.

La radioifusora es miembro de una organizacion que provee información, ayuda a grupos, reportajes en descubrimientos relevantes, y con-ferencias para personas que escuchan voces. Si te gustaría tener contacto con la Radio de Oir Voces y recibir “El paquete de information” o para suscribirte en su newsletter, escribe a: Hearing Voices Network, c/o Creative Support, Fourways House, 16 Tariff Street, Manchester, England, MI 2EP(tel) 061-228-3896.

  • Estan ademas dos libros relativamente nuevos que yo personalmente recomiendo.
  • El prime libro se llama Aceptando Voces, escrito por Marius Romme y Sandra Escher (publicado por Mind Publications, Londo, England 1993.) Este libro es publicado en inglaterra y todavía no esta disponible en E.U.
  • Si te gustaría ordenar este libro desde inglaterra, escribe a Hearing Voices Network a la siguiente dirección.

Con el cargo postal el libro cuesta alrededor de treinta dólares. Otro excelente libro es llamado “Escuchando Voces: Una guía para ayuda misma y un libro de referencia escrito por John Watkins. Este libro está lleno de muchas sugerencias para trabajar con voces o eliminarlas.

Puede ser ordenado por nueve dólares cincuenta centavos mas dos dólares por manejo y franqueo de Richmond Fellowship of Victoria, PO Box 130, Brunswick West, Victoria, Australia 3055; (tel) 03-388-0466 or (fax) 03-080-4042. A través de estos recursos y radiodifusoras los oyentes de voces están empezando a dejar saber al mundo que no todas las experiencia de escuchar voces son patológicas o indicativas de enfermedades mentals.

Muchas personas en el oeste de Judeo/Cristiana cultura han oido voces, incluyendo a St. Paulo, Juan del Arca, St. Francisco, Socrates, William Blake, George Fox (fundador de las Cuáqueros), el clásico músico compositor Robert Shumman y el psiquiatra Carl Jung.

  1. Eschar voces no significa automáticamente que tú estás “enfermo.” Sin embargo, claramente hay experiencias de voces que pueden ser bien deprimentes y pueden interferir en nuestra vidas y la abilitad para trabajar, hacer amigos, alcanzar nuestra metas personeles, etc.
  2. Los escuchadores de voces están empezando a aprender unos de ostros cómo creativamente lidiar o eliminas estas voces.

Algunas estrategias que puedes usar para ayudarte a ti mismo son:

No te apartes solo: encuentra gente con quien tú puedas hablar acerca de estas experiencia de voces. Puedes hasta tratar de empezar una red de Escuchando Voces en tu area!

Algunos investigadores sugieren que si tú te pones una gomita en la muñeca de la mano y juegas con ella cada vez que escuchas las voces la intensidad y frequencia de éstas va a disminuir.

Algunas personas han encontrado particularmente de mucha ayuda el hablar en primera persona (yo) por ejemplo, si una voz empieza a decirme que yo soy una prostituta, no valgo nada, no soy buena, etc. yo puedo decir en voz alta: “Ahora mismo me siento que no valgo nada, siento que no soy buena, me siento que soy una prostituta,” etc. Esto es bien diferente que decir “las voces dicen que yo no soy buena, una prostituta, no tengo valor,” etc. Con esta tactica yo digo; que yo estoy oyendo y lo poseo, como mi pensamiento y cuando yo hago esto las voces no tienen que estar recordándomelo y se tranquilizan.

Algunas personas han encontredo de ayuda el mantener un record del tiempo, lugar, día y qúe estaban ellos haciendo justo antes de estas voces empezar. Manteniendo un record por varias semanas, tú puedes empezar a ver un patrón. Por ejemplo, tú puedes empezar a notar que tus voces empiezan despues de las visitas de tu familia, después de haber estado en bullicios de gente, justo antes de trabajar, solo cuando usas alcohol, etc. A la vez tu notes el patrón, tú puedes evitar esas situaciones y paulatinamente eliminar las voces relacionadas con esas situaciones.

Estudios han descubierto que para algunas personas usar un radio portatil y escuchando su musica favorita puede ayudar a disminuir la intesidad de voces. Interesantemente, no es el alto voulumen que hace que las voces se “apasigüen,” de mejor parece inportante es que la atencion tuya enfoque la musica que te gusta de este modo, si realmente te gusta “Metallica,”pero solo tienes al concierto de “Brahms” para oir en tu radio portátil, no importante cuán alto lo oigas, esto probablement no disminuirá tus voces. Así es que asegúrate que estás escuchando música que capte tu atención y que verdaderamente te gusta!

No olvides que factores físcos pueden fectuar en las exp. de escuchar voces. Por ejemplo, algunas persona escuentran que ellos oyen voces que son particularmente molestosas cuando tienen fiebre o antes de la menstración. Otros encuentran que oyen voces peores depues de haber usado alcohol, drogas de la calle o sin receta médica, las cuales contienen cafeina, azucar, antistaminantes (medicinas para lo gripe que pueden causar mareos, por ejemplo Contact, Drixoral), etc. Conociendo las reaciones de tu cuerpo para la fiebre, PMS, drogas sin receta médica, drogas de la calle y ostras condicion fisicas pueden ayudarte para ambas predicciones cuando voces puedenser más molestosa y ayudarte eliminas estos factores o al menos estar disponible para predecir cuando las voces van a ser más molestos. Por instante, tu puedes decir: “cada vez antes de mi menstruación mis voces empeoran así es que yo sé que esto solo durará algunos días, asi es que buscará ayuda de mis amigos cada mes durante estos dias.” Hay muchas, muchas otras técnicas de ayuda para ayudar a controlar o eliminer voces deprimentes. Sin embargo, tu has encontrado algunas cosas que han trabajo para ti. Si es así, por favor, escribeme y déjame saber qué trabaja para ti. Yo me manténdre publicando ideas propias según las reciba. Sólo tienes que escribir tus ideas a:

National Empowerment Center, Fax (978) 681-6426 or email via our contact form, Return to English Version

¿Cómo se llama el estado entre dormido y despierto?

Síntomas – Los signos y síntomas de la narcolepsia pueden empeorar en los primeros años y continuar de por vida. Algunos ejemplos son los siguientes:

Somnolencia excesiva durante el día. Las personas que padecen narcolepsia se quedan dormidas sin aviso previo, en cualquier lugar y momento. Por ejemplo, es posible que estés trabajando o hablando con amigos y de repente te duermas durante algunos minutos o hasta media hora. Cuando te despiertes, te sentirás descansado, pero más adelante volverás a sentir sueño. Es posible que experimentes una disminución del estado de alerta y la concentración durante el día. La somnolencia excesiva durante el día es el primer síntoma que aparece y el que causa más problemas, ya que dificulta la concentración y la función normal. Pérdida repentina del tono muscular. Este trastorno, llamado cataplejía, puede provocar varios cambios físicos, desde problemas en el habla hasta debilidad absoluta en la mayoría de los músculos, y puede durar unos cuantos minutos. La cataplejía no se puede controlar y es provocada por las emociones intensas, por lo general positivas como la risa o la emoción, pero en ocasiones también aparece con el miedo, la sorpresa o el enojo. Por ejemplo, cuando te ríes, es posible que tu cabeza caiga sin control o se te doblen las rodillas de repente. Algunas personas que padecen narcolepsia solamente experimentan uno o dos episodios de cataplejía en el año, mientras que otras presentan numerosos episodios cada día. No todas las personas con narcolepsia tienen cataplejía. Parálisis del sueño. Aquellos que sufren narcolepsia a menudo experimentan una incapacidad temporal para moverse o hablar mientras se quedan dormidos o al despertar. Estos episodios suelen ser breves (duran unos segundos o minutos) pero provocan miedo. Es probable que seas consciente del trastorno y no tengas problemas para recordarlo después, aún si no tienes control sobre lo que te sucede. Esta parálisis del sueño imita lo que ocurre con normalidad durante un período del sueño que se conoce como ciclo de movimiento rápido de los ojos (REM). Esta inmovilidad temporal que se presenta durante el ciclo REM evita que tu cuerpo se mueva para actuar los sueños. No obstante, no todas las personas que sufren parálisis del sueño tienen narcolepsia. Muchas personas que padecen narcolepsia experimentan algunos episodios de parálisis del sueño. Cambios en el ciclo de sueño con movimiento rápido de ojos (REM). Durante el ciclo REM es que ocurren, por lo general, los sueños. El ciclo REM puede presentarse en cualquier momento del día o la noche para las personas que padecen narcolepsia. Aquellos que tienen narcolepsia a menudo llegan rápido al ciclo REM, generalmente unos 15 minutos después de quedarse dormidos. Alucinaciones. Estas alucinaciones se conocen como alucinaciones hipnagógicas si ocurren cuando te estás quedando dormido, o alucinaciones hipnopómpicas si suceden al despertar. Un ejemplo es la sensación de que hay un extraño en la habitación. Estas alucinaciones pueden ser muy vívidas y terroríficas, ya que no estás dormido por completo cuando empiezas a soñar y experimentas los sueños como si fueran realidad.

¿Cómo se le llama a las personas que escuchan voces?

31 de agosto de 2020 Una voz que les dice que hagan cosas. O los insulta. Justo detrás de los oídos. Tener voces en la cabeza es un síntoma que padecen muchos pacientes con esquizofrenia. Estas alucinaciones verbales fueron descriptas en las primeras investigaciones hace más de 100 años.

Pero ahora, en Argentina, a través de una serie de audios intervenidos, una estudio del CONICET y la Universidad Austral reveló los mecanismos cerebrales de formación de estas alucinaciones, El avance podría servir, a futuro, para desarrollar terapias que inhiban el proceso neuronal que las genera. La esquizofrenia hoy se considera un espectro (una dimensión continua) que incluye desde graves desórdenes hasta leves manifestaciones subclínicas.

Entonces, hay personas que, sin llegar a tener ese diagnóstico, comparten algunas características esquizofrénicas en forma leve. A esta última clasificación pertenecen las 25 personas -de entre 18 y 50 años- que participaron de la investigación argentina: tienen un alto nivel esquizotípico y tendencia a escuchar voces, pero no esquizofrenia desde lo clínico.

  1. ¿Cómo se logró «detectar» en un órgano este tipo específico de alucinaciones auditivas verbales? El primer punto es que es algo «autorreportado».
  2. Quienes las escuchan, lo dicen.
  3. El segundo, se sabía que se pueden producir a partir de sonidos externos que son sobreinterpretados.
  4. «Es un síntoma muy difícil de estudiar mediante la resonancia magnética.

Hubo experiencias anteriores en las que intentaron escanear pacientes mientras tenían alucinaciones. Obviamente, quienes las tienen no las controlan y no pueden elegir cuándo sentirlas. El problema era meterlos en un resonador y tenerlos horas hasta que reportaban escuchar alguna vez.

  • Y muchas veces no ocurría», explica a Clarín Lucía Alba Ferrara, investigadora de la Unidad Ejecutora para el Estudio de las Neurociencias y Sistemas Complejos (ENyS) del CONICET.
  • Ante ese inconveniente, y en colaboración con la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, llevó adelante este nuevo estudio, con una técnica innovadora.

Los participantes escucharon los audios con palabras y respondieron si reconocían la palabra o no. «A través de estos audios, que eran ruido incomprensible y a veces se escuchaba algún tipo de palabra, buscamos estimular estas voces en quienes tenían tendencia a escucharlas.

Para saber si esos audios se las despertaban», detalla. Los resultados demostraron que en un contexto ruidoso todos los participantes reconocían mejor las palabras peyorativas (negativas) que las neutrales. A su vez, las personas con mayor grado de esquizotipo reconocían palabras incluso cuando el ruido era suficiente para tornarlas incomprensibles.

Es decir, las sobreinterpretaban, lo que podría describirse como «las voces». Los investigadores explican que este estudio demuestra que en las personas con mayor grado de esquizotipo, estas regiones cerebrales frontales encargadas de la atención se activan ante audios aun incomprensibles y la simultánea activación cerebral temporal vinculada al lenguaje otorgaría significados a esos ruidos resultando en falsos reconocimientos de palabras, como ocurre en las alucinaciones funcionales.

  • Esto permite conocer las bases neurobiológicas del síntoma.
  • Se puede medir la tendencia a tener estas percepciones inusuales que se consideran precursores de las alucinaciones funcionales.
  • A la vez, según este estudio, se puede ver qué ocurre a nivel de la conducta y del cerebro cuando se presentan audios con habla en un contexto tan ruidoso que lo haga poco entendible.

¿Cuál es el logro para el tratamiento de esta enfermedad? Abre paso a futuras en población diagnosticada con esquizofrenia. Apunta a continuar indagando en las causas y los mecanismos que dan lugar a las alucinaciones para poder diseñar tratamientos que las eliminen.

  • «Cuando uno conoce cómo se genera este síntoma en el cerebro tiene más herramientas para en el futuro buscar eso que permita alterar alguna parte de ese proceso y de esa forma poder lograr que el resultado -en este caso, las voces- no se produzca», subraya la investigadora.
  • ¿Sería una técnica que reemplace la medicación de por vida contra la esquizofrenia? No.

«Si bien existe medicación que funciona bastante bien para las alucinaciones, no todos los pacientes responden bien. Entonces, para pacientes en los que no hace el efecto esperado, sabiendo las áreas del cerebro que están implicadas en estas voces, permite pensar en otros abordajes», cierra Alba.

Este hallazgo, por ejemplo, ya facilita la definición de nuevos targets para técnicas de neuromodulación que inhiban las alucinaciones. En otras palabras, si a través de los audios se identifica la región específica que produce esta alucinación en tal paciente, se puede apuntar a adormecerla a través de la Estimulación Magnética Transcraneal, una técnica que genera un campo magnético que interrumpe el funcionamiento de la región cerebral que se indique.

Fuente : Clarín

¿Qué significa decir el nombre de una persona mientras duermes?

Estar sonando con esa persona.

¿Qué significa escuchar la voz de un niño?

Voces y visiones (Primera Parte) Os presentamos la traducción al castellano del primero de dos libelos publicados por sobre alucinaciones en niños y jóvenes. Se trata de textos destinados a padres y madres, por lo que la información que se proporciona es muy básica y tiene un pretensión eminentemente práctica.

  • Lamentamos tener que hacer la puntualización de que en el Estado español no existe ningún colectivo parecido, por lo que los lectores afectados no tendrán un referencia semejante a la que se ofrece en Inglaterra (por eso las llamadas de aliento que se pueden leer en el texto apelando a que padres y madres no están solos o animándoles directamente a comunicarse con los servicios de salud mental no tienen el mismo sentido en la traducción a nuestro idioma).
  • Voces y visiones
  • Una introducción clara para padres, cuidadores y familiares de personas jóvenes que escuchan voces o tienen visiones.
  • Introducción

Tratar con un niño que escucha voces significa adentrarse en un proceso en el que las voces puedan ser aceptadas y el niño se sienta apoyado en base a esa aceptación. Es un “indagar juntos”. Dr. Sandra Escher, Children Hearing Voices ¿Tu hijo escucha voces o tiene alguna otra experiencia inusual? ¡No te asustes! No estas solo, y tu hijo tampoco.

  1. Muchos de los padres con los que trabajamos nos cuentan que se sienten abrumados.
  2. Es comprensible, suelen buscar respuestas en Internet y a veces la información que encuentran es confusa y desconcertante.
  3. ¿Sabías que alrededor del 8% de los niños y jóvenes escuchan voces que otros no escuchan? Muchos más (cerca del 75%) han tenido alguna experiencia pasajera de este tipo en su infancia.

La mayoría no están preocupados por estas experiencias, y no necesitan apoyo extra de los servicios de salud mental. Y aunque las voces y las visiones supongan un problema, hay esperanza. La investigación muestra que 3 de cada 5 jóvenes dejarán de escuchar voces en tres años.

  1. La intención de este folleto es proporcionarte información razonable y honesta sobre las voces y visiones con el objetivo ayudarte a comprender mejor lo que tu hijo está experimentando.
  2. Este folleto es el primero de una serie de cuatro; las cuestiones que se abordan son aquellas que los padres/cuidadores han señalado como importantes para ellos.
  3. LA EXPERIENCIA
See also:  Soñar Que Alguien Te Salva De Una Serpiente?

Mantente siempre disponible para tu hijo, a pesar de lo dura que llegue a ser la situación. Tú eres la persona de quien más depende y en quien más confía. Sigue tu instinto y recuerda que nadie conoce a tu hijo mejor que tú. Anne, madre de un niño atendido en Voice Collective ¿Qué son las voces y las visiones? Cuando hablamos de voces y visiones, nos referimos a cualquier experiencia que tenga un joven basada en escuchar, ver o sentir algo que las personas de su alrededor no perciben.

Este tipo de experiencias pueden incluir los cinco sentidos: el oído, la vista, el olfato, el gusto y el tacto. Para algunas personas, estas experiencias pueden resultar reconfortantes. Por ejemplo, para un joven que acaba de mudarse y se siente solo en el colegio, puede ser valiosa una voz que aparece cuando está triste.

Para otros, puede ser confuso o aterrador y generar dificultades. ¿Cómo es tener esa experiencia? Cada uno de nosotros es un ser único. La manera de experimentar y reaccionar ante las voces y visiones es propia de cada individuo. Lo que sigue es un resumen del tipo de experiencias que la gente joven suele contarnos.

  1. Si quieres saber más sobre las experiencias de tu hijo, puedes preguntarle si le gustaría hablar de ello.
  2. Algunos jóvenes se sienten incómodos o avergonzados al hablar de las voces y visiones, pero muchos están encantados de abrirse una vez que saben que quieres escucharles.
  3. Escuchar voces Escucho a una niña pequeña que está asustada.

A veces llora, y me da pena por ella. También oigo la voz de un hombre que me dice que no soy buena. Esta voz se vuelve peor cuando estoy en apuros en el colegio. Algunas personas escuchan voces que hablan cuando no hay nadie alrededor. Pueden ser las voces de personas que conocen o completos desconocidos.

Pueden escuchar muchas voces o solo una. La voces pueden gritar, susurrar, escucharse claramente o de forma amortiguada. Pueden decir frases o palabras sueltas. Pueden ser voces masculinas, femeninas, de ancianos o de jóvenes. A veces tienen nombre, pero no siempre. Las personas pueden escuchar también otro tipo de sonidos, como golpes, llantos o música.

Algunas voces pueden ser positivas y proporcionar aliento y apoyo. Otras pueden decir cosas que distraen o confunden, quizás repitiendo lo que uno piensa o repitiendo frases raras. Algunas voces pueden ser aterradoras, y criticar, asustar o imponerse. Otras son divertidas, y dicen cosas que hacen reír.

  1. Tener visiones A veces veo que la cara de la gente cambia.
  2. Tan pronto parecen caras normales como se convierten en estatuas de piedra.
  3. Eso me vuelve loco.
  4. Algunas personas ven cosas que otras no ven.
  5. Esas visones pueden ser muy claras y realistas, pero también pueden incluir siluetas borrosas, sombras y rayos de luz.

A veces es como si las personas o los objetos de alrededor cambiasen de forma. Como las voces, estas visiones pueden ser alentadoras, divertidas, aterradoras o distractoras. Olfato Una vez, cuando estaba yendo a casa en metro, empecé a oler algo horrible.

  1. Pensé que nos estaban gaseando.
  2. Algunas personas perciben el olor de cosas que les recuerdan a su pasado.
  3. Esto puede resultar agradable, como el olor de una comida favorita o el perfume de mamá.
  4. A veces, cuando un niño ha atravesado una experiencia difícil o traumática, puede oler cosas relacionadas con esa experiencia.

Por ejemplo, un chico cuya casa se haya quemado en un incendio puede percibir olor a humo cuando se ponga nervioso. Esto puede darle mucho miedo, especialmente si el niño no se da cuenta de que esa experiencia sensorial pertenece al pasado. En ocasiones el olor no está relacionado con ningún recuerdo en particular, pero aún así puede generar ansiedad.

  • Por ejemplo, algunos jóvenes huelen gas, fuego o alimentos podridos.
  • Estos olores pueden sentirse como muy reales y hacerles temer por su seguridad.
  • Gusto Hay veces que mis papilas gustativas se vuelven raras.
  • Intento comer cosas, pero todo me sabe a podrido.
  • Puede ser difícil saber si estás sintiendo un sabor que los demás no sienten (a menos que pruebes algo y se lo des también a probar a otra persona).

Esto hace que sea particularmente difícil ocuparse de las experiencias relacionadas con el gusto. Algunos jóvenes notan sabores amargos en su comida o su bebida y, lógicamente, empiezan a preocuparse y a pensar que hay algo no va bien. Otros pueden sentir sabores cuando no están ni comiendo ni bebiendo.

Puede tratarse de un sabor agradable (como chocolate o su comida favorita) o algo que no les guste (quizá sabores amargos o metálicos). Tacto Me preocupa que haya algo detrás de mi cuello. Cuanto más pienso en ello, más lo noto. Algunas personas sienten cosas en la piel cuando no parece haber nada que lo provoque.

Puede ser la sensación de que algo trepa por la piel, haciéndoles cosquillas o presionando. Otras veces, la gente siente cosas por debajo de la piel, y se quedan muy preocupados por lo que pueda estar sucediendo en su cuerpo. Evidentemente, estas experiencias pueden resultar muy confusas y dar mucho miedo.

Pero no todo es así de simple, ya que para otras personas estas experiencias pueden ser tranquilizadoras. Por ejemplo, alguien que esté triste y se sienta solo puede sentirse reconfortado al notar una mano que se posa amablemente en su hombro. Y puede interpretarlo como una señal de que hay alguien ahí que le respalda.

O alguna combinación de lo anterior Mientras que algunos jóvenes sólo tienen experiencias como las descritas en uno solo de los sentidos, muchos otros experimentan una combinación de varios. Por ejemplo, pueden tanto escuchar como ver a alguien hablando con ellos.

Pueden sentir un gusto extraño en su boca justo antes de tener una visión. O pueden tanto ver como notar algo en la piel. Lo de arriba es sólo una muestra del rango de experiencias que la gente joven puede tener. Si no estás seguro de lo que tu hijo está experimentando, lo mejor es preguntarle si se sentiría bien hablando del tema contigo.

Muéstrale que estás interesado en lo que tiene que decir, y estate tranquilo aunque sus experiencias te parezcan muy inusuales. Recuerda que muchos jóvenes tienen experiencias como esas. Tu hijo no está solo.

  • ¿Cómo puede afectar esto a la gente joven?
  • Cada persona es única, así que las voces y visiones afectan a cada uno de manera diferente.
  • La manera negativa

Para algunos, escuchar voces o tener visiones puede ser una experiencia abrumadora que da mucho miedo. Si las voces o visiones son una distracción, o si el joven las sobrelleva replegándose sobre sí mismo, pueden surgir problemas en el colegio por no prestar atención.

También pueden darse el caso de que estos jóvenes se frustren con facilidad, o que discutan o agredan cuando ya no pueden más. Otros reaccionan a las voces retirándose y pasando gran parte del tiempo en soledad. Algunos desarrollan maneras de afrontar el estrés que pueden parecer extravagantes o extrañas a los demás (como, por ejemplo, contar, comprobar y completar rituales).

Las personas pueden desarrollar creencias inusuales si están confusas con las cosas que piensan, sienten y experimentan. Pese a que estas creencias pueden serles de ayuda, puesto que aportan una narrativa o historia que explica la situación, también pueden desembocar en mayor sufrimiento.

Creencias que dejen al chico indefenso (por ejemplo, conspiraciones del gobierno) pueden provocar mucho miedo y paranoia. Las voces negativas pueden hacer mella en la autoestima y la seguridad en uno mismo. Los intentos de manejar los sentimientos de desesperanza e indefensión pueden incluir autolesiones, desórdenes alimentarios y abuso de sustancias.

Algunos jóvenes escuchan voces espantosas que amenazan a la gente que quieren, o les dicen que se hagan daño a sí mismos. La mayoría de los jóvenes que conocemos en Voice Collective nos cuentan que se sienten raros, monstruosos o inadecuados. En nuestra sociedad, escuchar voces está tan asociado con tantos estereotipos negativos que lanzan los medios de comunicación, que muchos se sienten incapaces de contar a sus amigos íntimos o a sus familias lo que les está pasando.

Otros ya han sufrido acoso escolar por ser diferentes o sufrir problemas de salud mental. La manera positiva Para algunas personas, escuchar voces o tener visiones puede ser una experiencia positiva o útil. Imagina que estás solo en tu habitación por la noche, preocupado por un examen del colegio, y una voz familiar te dice que todo va a ir bien, o te hace reír.

Algunos jóvenes escuchan voces que les aconsejan o les hacen compañía cuando se sienten solos. Las voces pueden ser creativas, proporcionando ideas para escribir poesía o realizar trabajos artísticos. Algunos escritores, por ejemplo, cuentan que los personajes de sus historias les hablan y les dicen qué tienen que escribir.

  1. Una habilidad como esa puede ser una herramienta estupenda.
  2. Incluso las voces negativas pueden tener efectos positivos.
  3. Un joven que pueda resistirse a su control o permanecer firme ante las voces desagradables es alguien que puede emplear esas habilidades para hacerse valer frente al acoso escolar.
  4. Mientras las voces críticas pueden hundir la autoestima de un niño, aprender a manejarse con ellas puede ayudar a que el niño se vuelva más seguro de sí mismo y de su capacidad de resistencia.

Más allá de considerar las voces malvadas como una experiencia puramente negativa, es útil recordar que están ahí por alguna razón. Las voces difíciles suelen estar asociadas a aspectos con los que el joven está debatiéndose e intentando afrontar. El impacto positivo de las voces negativas puede ser, con la ayuda adecuada, que el joven y sus cuidadores se hagan cargo de ese problema original.

  1. La zona intermedia Para muchos jóvenes, las voces no son ni positivas ni negativas, sino que se sitúan en algún lugar intermedio.
  2. Los jóvenes pueden, y de hecho lo consiguen, encontrar maneras de afrontar cualquier tipo de efecto difícil o negativo derivado de sus voces o visiones.
  3. Hemos visto a personas jóvenes que, con el apoyo adecuado, han crecido y han tomado el control de sus propias experiencias, y han continuado con sus vidas.

Esos miembros del proyecto Voice Collective, que tienen sus propias experiencias de escuchar voces, son una prueba de que lo negativo puede convertirse en positivo. DAR SENTIDO A LAS VOCES Y VISIONES Conoces a tu hijo mejor que nadie. Nunca dudes de tu criterio, ni temas pedir consejo, apoyo y ayuda.

Anne, madre de un niño atendido por Voice Collective ¿POR QUÉ SUCEDE? Puede parecer frustrante, pero no hay una respuesta única a por qué los niños y jóvenes escuchan voces o tienen visiones. Existen multitud de ideas diferentes sobre el tema, así que lo importante es encontrar una explicación que tenga sentido para ti y para tu hijo.

Algunas explicaciones posibles Trauma/acontecimientos difíciles de la vida : esto puede incluir haber sufrido acoso escolar, cambios de colegio, problemas en casa (divorcio o discusiones), abuso, duelo, enfermedad física, haber sido la víctima o el testigo de un delito; cualquier cosa que haga que un niño se sienta angustiado o indefenso.

Estos acontecimientos pueden dejar al niño con pensamientos y sentimientos muy fuertes que, de alguna manera, quedan asociados a la voz o a la visión. Experiencias espirituales : Algunas personas escuchan la voz de Dios u otros seres. Para algunos, puede ser una experiencia de afirmación de la vida, pero para otros puede resultar espantoso.

Las diferentes religiones y sistemas de creencias tienen sus propias maneras de dar respuesta a estas experiencias, pero conviene recordar que una voz que dice ser Dios o un demonio no tiene por qué estar diciendo necesariamente la verdad. Si tú o tu hijo creéis que se trata de una experiencia espiritual, puede resultar útil buscar la guía de un consejero espiritual reputado.

  • Diferencias individuales : Para algunas personas, escuchar voces o ver cosas es precisamente parte de quienes son.
  • Es como tener los ojos verdes o ser zurdo.
  • No obstante, cuando las personas jóvenes están sometidas a estrés, esas experiencias pueden cambiar y volverse difíciles de afrontar.
  • Esa sería la señal de que se necesita un apoyo extra.

Sensibilidad especial o don : Muchas culturas creen en espíritus que pueden hablar con los seres humanos. Algunas personas creen tener un don que les permite hablar con fantasmas y espíritus. Sin embargo, puede ser complicado desarrollar este don y tu hijo puede necesitar apoyo para hacerlo.

  1. Problemas emocionales : Para algunas personas sus voces y visiones se desencadenan en función de cómo se sienten.
  2. Por ejemplo, alguien que se siente muy nervioso puede escuchar voces que le digan que está en peligro.
  3. Un joven, quizá diagnosticado de depresión, que esté lidiando con su estado de ánimo bajo, puede escuchar voces que le digan que es una mala persona y que debe ser castigado.

Alguien que esté sufriendo un trastorno de la alimentación puede escuchar una voz que le diga que no coma, o que se dé un atracón y vomite. Problemas de salud física : Nuestro estado mental está relacionado con nuestro estado corporal. No dormir, estar aislado, tener fiebre, epilepsia, infecciones graves o lesiones en la cabeza puede causar voces y visiones en algunas personas.

  • Ve al médico si piensas que puede haber una causa física detrás de las experiencias de tu hijo, él podrá aconsejarte.
  • Drogas legales e ilegales : Las sustancias que consumimos pueden afectar a nuestro estado mental.
  • El cannabis ha sido asociado a la aparición de voces y visiones en algunas personas.
  • Otras pueden sentir que sus experiencias tienen que ver con el abuso de anfetaminas o cocaína (psicosis inducida por drogas).

Aunque estas experiencias pueden ser muy intensas, generalmente son de corta duración. En algunos casos, las voces y visiones pueden aparecer como un efecto secundario poco común derivado de medicamentos que hayan sido prescritos o no por el médico. Esto incluye algunos medicamentos para el dolor, antibióticos, antidepresivos o medicación contra la malaria.

  1. Si quieres saber más, consulta a tu médico o farmacéutico.
  2. ¿Qué pasa con la psicosis y la esquizofrenia? Psicosis es sólo una palabra.
  3. No tiene poder para cambiar el futuro o el pasado.
  4. Mira a tu hijo, no a la etiqueta.
  5. Desmond, padre de un niño atendido en Voice Collective Psicosis es simplemente un término general que se usa cuando la gente joven está sufriendo con voces, visiones o creencias inusuales, y parece no tener contacto con la realidad.

Este término también se utiliza cuando las personas presentan un pensamiento embrollado o confuso que puede dificultar a la gente de alrededor entender lo que están diciendo. Aunque es posible que este término suene alarmante, puede ser útil considerarlo una descripción del estado mental más que un indicador de futuros problemas.

Estrés, trauma, abuso de drogas, experiencias espirituales abrumadoras y problemas de salud física pueden causar periodos de psicosis. Con apoyo, el joven puede tratar los aspectos subyacentes y recuperarse. A algunos padres les preocupa que su hijo tenga esquizofrenia. Con la cobertura enormemente negativa que fomentan los medios de comunicación, este diagnóstico acarrea mucho miedo y estigma.

Los médicos pueden utilizar este diagnóstico cuando alguien tiene dificultades a largo plazo con voces, visiones, creencias y pensamientos desorganizados (pero es raro que se emplee en niños y personas jóvenes en el Reino Unido). Cuando un niño tiene problemas graves, lo más frecuente es que los profesionales hablen de psicosis, ansiedad, depresión, trastorno por estrés postraumático o problemas emocionales.

  • Muchos jóvenes que escuchan voces no están diagnosticados de psicosis ni de cualquier otro problema de salud mental.
  • No obstante, si han diagnosticado a tu hijo, intenta recordar que sólo se trata de etiquetas que no pueden predecir el futuro.
  • En Voice Collective, nuestra coordinadora fue diagnosticada de esquizofrenia cuando era una adulta joven.

Actualmente trabaja a tiempo completo, no ha vuelto a estar enferma y vive una vida que le encanta. No importa cuál sea el problema, la recuperación ES posible. Una pregunta más útil El rango de posibles causas puede resultar confuso. Algunos padres se bloquean intentando entender por qué le está pasando eso a su hijo.

El problema es que nadie puede darte una respuesta definitiva a por qué tu hijo está escuchando voces (la causa principal). Diferentes personas, diferentes médicos y diferentes investigadores tienen diferentes ideas sobre el tema. Dado que a muchas personas jóvenes no les supone un problema escuchar voces o tener visiones, una pregunta que puede ser de más ayuda es: ¿Por qué algunos jóvenes escuchan voces que les resultan difíciles de manejar? Voces, visiones y emociones Cualquiera que sea la causa principal, las voces difíciles o estresantes tienden a estar relacionadas con sentimientos de angustia (incluyendo miedo, culpa, ansiedad, indefensión, inseguridad y rabia).

Esos sentimientos pueden derivarse de experiencias vitales que la persona no ha podido procesar. Si tu hijo está luchando con voces y visiones, es útil pensar qué ha podido ocurrir, en su pasado o presente, que le haya podido angustiar. A veces es algo obvio, por ejemplo, puedes saber que tu hijo ha sido acosado en el colegio o ha perdido a alguien cercano.

Puede haber sufrido alguna forma de abuso, o estar pasándolo mal con las tareas escolares. Otras veces, está menos claro y requiere investigar un poco. En ese caso, merece la pena considerar las voces como mensajeros. Las cosas que dicen, y los temas que tratan, generalmente apuntan a la dificultad misma.

Escher describe la escucha de voces como “principalmente una reacción a una situación o problema que el niño o joven no ha podido manejar. Es una señal”. De manera que, si tu hijo está sufriendo con las voces, es importante ayudarle a encontrar a alguien con quien hablar de lo que siente, para que pueda ocuparse de los problemas subyacentes.

  1. Apoyando a tu hijo
  2. Escucha a tu hijo y tómalo en serio, pero no olvides cuidar también de ti.
  3. Jo, madre de un niño atendido en Voice Collective

Una vez que se han localizado los problemas que estaban por debajo de las voces difíciles, muchas personas jóvenes se encuentran con que las voces que escuchaban han desaparecido completamente o se han vuelto más útiles. Para otras personas las voces siguen siendo las mismas, pero ellos han ganado seguridad en sí mismos y se sienten capaces de afrontar experiencias que previamente les sobrepasaban.

  • Consejos No te asustes : Lo más importante que puedes hacer es estar sereno.
  • Aunque pueda parecer difícil, es vital que muestres a tu hijo que las voces que escucha no te asustan y que no te parecen algo loco.
  • Cree en él: Escuchar voces y tener visiones es una experiencia muy común en la infancia, de manera que si tu hijo te dice que está escuchando voces es que le está ocurriendo.

Los jóvenes pueden ser muy sensibles a las reacciones de la gente cercana, por eso es importante que le demuestres claramente que le estás tomando en serio, incluso si lo que dice te parece insólito. Espacio para hablar : Es muy difícil dar sentido a las experiencias si éstas no se cuentan.

  1. Por eso, si tu hijo quiere hablar de sus voces, visiones o sentimientos, anímale a hacerlo.
  2. Pregúntale si le gustaría contarte más sobre lo que le está pasando y muéstrale interés.
  3. Escucha de veras lo que está contando y hazle preguntas si eso le ayuda.
  4. Si las creencias o experiencias de tu hijo suenan muy extrañas, intenta escucharlas sin juzgar.

Recuerda que está intentando describir y darle sentido a experiencias que son bastante extrañas. Las creencias inusuales pueden ser comprensibles según sean las circunstancias. Intenta no quedarte atrapado en discusiones sobre la lógica o la realidad, y si no estás seguro de cómo responder, céntrate únicamente en cómo se está sintiendo.

  1. Si a tu hijo le cuesta hablar, explora otras maneras de ayudarle a abrirse.
  2. Para algunos es más fácil hablar mientras están caminando o haciendo una actividad.
  3. Otros prefieren escribir o dibujar lo que están sintiendo, y luego enseñárselo a sus padres.
  4. No hay una sola forma de comunicarse que sea la correcta: encuentra la manera que funcione mejor para ti y para tu hijo.

Evita suposiciones : Si tu hijo está sufriendo y te dice que escucha voces es fácil concluir que las voces son el problema. Esto es comprensible, pero puede significar que el verdadero problema que le está afectando quede sin tratar (por ejemplo, acoso escolar).

  • Intenta mantenerte abierto a todo lo que tu hijo quiera decirte, e investiga aquellas cosas cuyo significado no acabas de tener claro.
  • Mantén la esperanza : Luchar con las voces puede hacer que tu hijo se sienta aislado y diferente del resto.
  • Le puede preocupar estar volviéndose loco, por eso saber que estas experiencias son relativamente comunes puede ayudar mucho (1 de cada 12 jóvenes escuchan voces), y que no siempre desembocan en problemas de salud mental.

Incluso aquellos que están abrumados por las voces y experimentan psicosis pueden, y consiguen, recuperarse y vivir la vida que quieren vivir. Estrategias de afrontamiento : Si tu hijo tiene dificultades, hay un montón de maneras sencillas de empezar a hacer frente a experiencias difíciles.

En general, las estrategias que promueven sentimientos de seguridad y abordan las complicadas emociones que se encuentran en la base de esas experiencias son las más útiles. En tanto que padre/madre, tendrás ideas sobre cómo tu hijo afronta el estrés, y a su vez, tu hijo va a tener algunas buenas ideas también.

Esas estrategias pueden ayudar con las voces y visiones. : Voces y visiones (Primera Parte)

¿Cómo son las voces de la esquizofrenia?

¿Cómo son las voces que escucha un esquizofrénico? – Las voces que escucha un esquizofrénico suelen darle órdenes, predicen determinados acontecimientos o hacen comentarios acerca de la persona. En ocasiones se puede percibir más de una voz que a su vez dialoga con otras.

  1. Las alucinaciones auditivas provienen de su propia mente.
  2. Son creadas por sus pensamientos subconscientes.
  3. En general los pacientes dicen sentir las voces dentro de su cabeza como muy reales y sin diferencia con las que escuchan en el exterior.
  4. Puede ser la voz de un familiar cercano, de alguna persona fallecida o en ocasiones una voz que no se logre identificar.

A veces las voces no se escuchan con claridad y resuenan como un monótono murmullo. Cada persona tiene una percepción diferente en cuanto a las voces que escucha. Para algunos puede ser una experiencia agradable y gratificante; una experiencia mística que se vive como algo extraordinario y milagroso.

¿Cuando te gusta la voz de alguien?

Por qué la voz de algunas personas nos agrada y la de otras nos molesta «Hay muchas cosas que puedo ver y reconocer cuando una persona canta. Puedo ver el nivel de técnica de su instrumento y de su conocimiento musical. También puedo sentir su carácter, sus sentimientos, sus debilidades, sus virtudes, sus necesidades, sus miedos y sus alegrías».

  • La voz tiene un gran poder de transformación sobre las respuestas emocionales, según afirma Xevi Gata, músico, instrumentalista especializado en la voz y cantante que investiga desde hace más de 20 años el poder transformador del sonido.
  • El experto defiende que la voz es «el espejo de la persona y de su alma» y que, de alguna manera, es la extensión del «yo» a la que también puede llamarse «centro» o «esencia».

Así, según explica, dependiendo de las similitudes de nuestros «centros» podemos sentirnos más cercanos o menos hacia otras personas. Por eso no a todo el mundo le gustan los mismos timbres de voz ni le hace sentir lo mismo. A grandes rasgos puede decirse que una voz nos relaja porque su «rango hablado» oscila en unos hercios que estimulan la relajación,

  • También esa sensación agradable que nos provoca una voz podría estar relacionada con la forma de expresarse de esa persona, sus gestos, su ritmo en las palabras, su mirada, su escucha o incluso la seguridad que expresa.
  • Pero a la hora de buscar una explicación sobre por qué algunas voces nos irritan o nos alteran Xevi Gata hace referencia a cuestiones como que el timbre de esa voz nos pueda recordar inconscientemente a alguien con quien no tuvimos una buena experiencia.

Ese cierto desagrado puede también estar motivado por el hecho de que el ritmo sea demasiado rápido o demasiado lento o que no esté en consonancia con nuestro momento a la hora de comunicarnos. Otros factores que pueden influir en si una voz nos resulta o no agradable son, por ejemplo, que la estructura hablada sea difícil de seguir o de entender, que las «micro melodías» que genera esa persona al hablar no resulten de nuestro agrado, o que sus palabras estimulen de alguna manera el pensamiento y no nos permita centrarnos en la escucha ni en la atención.

¿Qué significa soñar con la voz de tu ex novio?

Interpretaciones de soñar con tu ex – ¿Cuál es el significado de los sueños? ¿Qué significa soñar con un ex? En primer lugar, es normal que te hagas estas preguntas si en tus sueños aparece tu ex pareja. Y es que siempre que una relación termina es posible que algunos temas hayan quedado sin solucionar y te gustaría hacerlo, pues ha sido una experiencia vital en tu vida.

  • Esa persona ha significado mucho para ti.
  • Por lo tanto, soñar con tu ex no es tan extraño, pero, ¿qué significa en realidad? Hay que tener en cuenta que soñar con un ex puede tener varias connotaciones dentro del significado de los sueños.
  • Puede indicar nostalgia, un proceso de duelo por la ruptura o el conflicto interno de inseguridad después de haber roto la relación.

No obstante, para analizar en profundidad qué significa soñar con tu ex, debemos observar qué factores aparecen en el sueño. Pero antes de continuar, queremos recordar que la interpretación o significado de los sueños no tiene las suficientes bases empíricas como para dar una respuesta a ciencia cierta.

Adblock
detector